Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El acoso, los maltratos y la violencia contra residentes o estudiantes de medicina han sido práctica común en los hospitales, documentada a nivel global desde 1960, y aunque se denuncian cada vez más, los casos no alcanzan a llegar ante la justicia debido a que las agresiones son normalizadas, consideró Antonio Chávez, maestro en Educación Médica por la UNAM.
Grupo REFORMA evidenció con imágenes, videos y testimonios el grado de violencia con el que se realizan novatadas a residentes de menor nivel por parte de compañeros de más alto rango en el Estado de México.
Sin embargo, el investigador apuntó que lo visto en el Hospital Regional del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) en Tlalnepantla, no dista de lo ocurrido en otros nosocomios del País.
En su artículo «Una revisión sistemática del maltrato en el estudiante de medicina», publicado junto con dos autores en la Revista Gaceta Médica de México, órgano oficial de difusión científica de la Academia Nacional de Medicina, refirió que esta es una práctica ampliamente descrita en la literatura internacional.
Tan sólo de 1980 a 2016, dijo el especialista, se hallaron 118 trabajos elaborados sobre el tema bajo estrictos criterios de rigor científico.
Entre ellos se cita a uno mexicano que data de 2005, de la autoría de José Luis Iglesias Benavides, en el que participaron, elegidos al azar, 404 alumnos de los tres últimos años de la carrera de Medicina de Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).
De éstos, el 30.97 por ciento aceptó haber experimentado algún tipo maltrato; el 7.92 informó que las agresiones provenían de los instructores, el 38.7 de los profesores de básicas, el 38.7 de residentes y 14.3 por ciento de profesores de clínicas.
Según este artículo, el acoso sexual se registró en 75.7 por ciento de los casos de los residentes y el 57.6 por ciento recibió apoyo institucional. Este autor estimó que la agresión psicológica predominó en 98 por ciento de los casos.
En el artículo de investigación indicó que los primeros registros de maltrato de los estudiantes de medicina se sitúan alrededor de la década de 1960 y, desde entonces, han surgido estudios en diversas naciones.
Con base en ello, se mencionó que uno de cada tres estudiantes ha recibido algún tipo de maltrato durante su formación, entre los cuales la más grave es la de tipo sexual.
Chávez, quien ha investigado el tema por 15 años, aseguró que los casos sí se han denunciado.
«Tengo yo evidencias que sí, por supuesto, se ha denunciado. Todos son médicos y todos vivieron poco o mucho de esta situación, por lo tanto está normalizado. Es común», aseveró.
«Es como si una persona de nuevo ingreso, por decirlo así, un médico interno de quinto año, en sus primeras semanas va con el jefe de enseñanza que es el encargado, y le dice ‘me están haciendo esto’ y la respuesta de este jefe es ‘así es esto, si no te gusta puedes retirarte, ahí está la puerta muy amplia’ y no procede tu queja».
Para combatir esta problemática, los egresados de la UNAM y del Instituto Nacional de Psiquiatría, autores del artículo, proponen sustituir la verticalidad y la sumisión obligada por el trabajo en equipo por la colaboración, así como promover estrategias de denuncia y amonestación del perpetrador.