Autoridades del sector salud solicitaron a las familias contribuir en la prevención de accidentes desde los hogares, al ser diciembre uno de los meses del año con el mayor número de percances registrados. José Neftalí Puente Vázquez, coordinador estatal de prevención de accidentes, estimó un aumento hasta del 17% en las llamadas de auxilio.
Caídas en baños y cocina, así como quemaduras y casos de intoxicación, son los percances más recurrentes en la presente temporada. Niños y personas de la tercera edad suelen ser las principales víctimas. Por ende, autoridades del ISSEA, recomendaron realizar un plan de contingencia familiar, para que se tengan conocimientos básicos de cómo actuar ante alguna emergencia. También, es indispensable enseñar a los menores el uso correcto del número de emergencia y reducir factores de riesgos en cocinas, evitando el ingreso de los menores, además de asegurarse que los productos de limpieza sobre todos los que son depositados en envases de refresco, sean alejados del alcance de los más pequeños y en su caso cerrarlos de manera correcta.
Puente Vázquez precisó que además de los accidentes en el hogar, se atienden percances viales de los cuales muchos de ellos son en consecuencia a la ingesta excesiva de las bebidas embriagantes. Todo lo anterior, dijo, provoca que los cuerpos de emergencia durante esta temporada no se den abasto; “la mayoría de los accidentes se pueden prevenir si hacemos un plan de contingencia, si enseñamos a los niños a utilizar bien el número de emergencia 911. Si no hay educación no habrá ambulancias que nos sean suficientes para cubrir tantos eventos que se pueden prevenir en casa”.

¡Participa con tu opinión!