Saúl Alejandro Flores

Mis queridos lectores, la pregunta que titula a esta columna, les parecerá muy general y es verdad, debería ser plural, porque en el sector hídrico al hablar de problemática tendríamos un universo, es decir, una panorámica demasiado amplia por la simple razón de que como se difunde y manifiesta en diversos espacios y foros, así como les he insistido en esta columna cada semana, hablar de agua es hablar de transversalidad, por el mismo carácter de que el agua está presente en todos los aspectos de la vida humana, claro desde una visión antropocéntrica, puesto que el agua está presente en todos los aspectos que se vinculan con la presencia de vida, y de ahí se desprenden todas las demás facetas o rostros del agua, como ambiente, industria, agricultura, uso pecuario, comercial, turístico o lúdico, esparcimiento, salud, alimentario, turismo, tecnología y la propia ciencia.

Entonces, nos encontramos con que es importante comenzar a desagregar cada campo, tema, o sector para analizar la correspondiente problemática, porque les diré y me atrevo a aseverar y sé que la mayor parte de los lectores estarán de acuerdo que la problemática está presente en todos los ámbitos y sectores del agua, en efecto, hay problemas, no sólo en uno sino en varios apartados, en salud, alimentación, agricultura, uso doméstico, industrial, pecuario, comercial, lúdico, ambiental, etc., en cada sector, y así podríamos hace un inventario extenso, porque simplemente en el ámbito del uso doméstico, encontraríamos problemas en la disponibilidad, calidad y cantidad, en la conducción de agua, en el abastecimiento, distribución, comercialización, tarifario, cobranza, medición, etc. Posteriormente, encontraríamos también los correspondientes en el proceso que comprende el alcantarillado, y no se diga los diversos problemas que se presentan en el saneamiento y lo que podríamos decir al final de la cadena, en lo correspondiente a la reutilización del agua residual tratada.

Por ejemplo, en el ámbito del saneamiento la problemática es compleja y diversa, va desde el planteamiento de la política de saneamiento, la operación de las plantas de tratamiento y la pertinencia de su construcción de conformidad con términos de referencia que en verdad sean los adecuados, porque lamentablemente predomina que no son los adecuados, además de que suelen construirse, por ejemplo, plantas desfasadas de una alineación con la planeación y desarrollo, ya sea porque se construyeron para determinados litros por segundo, y a los cinco años los litros reales se incrementan porque la población aumentó como respuesta a una urbanización por supuesto prevista y de ser imprevista no debió de autorizarse el desarrollo urbano o complejo comercial o industrial, etc. A veces, los problemas por una falta de apreciación del factor potencia, la desestabilización de las plantas porque de día están operando y con el fin de ahorrar el pago por la energía (eso se argumenta) las apagan y comienza la desestabilización.

Es lamentable la falta también de precisión en las formas de medir el saneamiento porque en el caso de Aguascalientes, el medir el saneamiento y presentarse como cercano al cien por ciento en la tabla nacional es impreciso, se habla de un 98% de agua tratada, y es desde la perspectiva de que se mide por el agua que ingresa a una planta, sin embargo, eso no refleja o no hace una aportación real al saneamiento, en cambio si el indicador fuera relacionado a que se mide el porcentaje de agua tratada bajo los parámetros establecidos en la Norma Oficial Mexicana, entonces ya estaríamos hablando realmente de un referente, un punto de partida, ya que la operación de la planta obedece a procesos que desde el ingreso del agua hasta que sale tratada debe cumplir con la norma y esa agua, insisto, debe cumplir con esos parámetros.

Pudiera parecer que todo termina aquí, sin embargo, el agua que se trata es para volver a incorporarla a los cauces de ríos o cuerpos de agua, con la finalidad de contribuir al restablecimiento del equilibrio ecológico, o en su defecto el agua tratada se destina a la reutilización, pero aquí puede surgir otro problema, si el agua tratada carece de un esquema de comercialización accesible o distribución, y si no hay esquemas, los agricultores no la quieren ni regalada. Fracaso que también se presenta con el tema de los lodos resultado del proceso de saneamiento del agua, ya que se habla de los beneficios de los lodos, pero si no hay esquemas de donación, comercialización, venta o distribución de los mismos, los lodos se convierten en un problema, para determinar dónde se van a almacenar, cómo se van a conducir, o a emplear, e insisto, después, ni regalados los quieren, esos son aspectos que olvidan quienes desde el área gubernamental diseñan la política hídrica.

Como ven, las cosas no son fáciles, y ya que estamos hablando de indicadores y formas para identificar los problemas y diseñar soluciones, nos encontramos con las formas de medir el abastecimiento como en el caso siguiente: INEGI, al momento de levantar su censo y posteriormente enviar su información para ser procesado en CONAGUA, CONAPO y demás organismos, toma en cuenta para el rubro de cobertura de abastecimiento o cobertura de agua potable el que todas las viviendas y sus habitantes cuenten con agua, no importa la forma, este indicador es impreciso, pues debe medirse el servicio de abastecimiento de agua potable. Recuerden, cuando va el encuestador lo que pregunta y asienta, en este caso, basta con que tenga una llave a la entrada de la finca o terreno o cerca, para que se considere una cobertura, incluso si les llega el agua por pipas. No si hay diversas tomas de agua en cocina, baños y patio ¿Ven la imprecisión? Para medir honestamente la calidad de vida, eso no nos dice nada. Una calidad de vida nos debe hablar de una cobertura en el domicilio, no en cisterna, o tanque en la esquina del domicilio.

Como podrán ver, los problemas en el sector agua son amplios y no se agotan en un solo aspecto, sólo di pinceladas del mismo ante un panorama de complejidad y problemática, por ello, es pertinente hacer un desglose de todos los problemas que se tienen en el sector agua, y a partir de ahí poder diseñar y establecer una verdadera y eficiente política hídrica que permita que en México y en Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com twitter: @saul_saalflo