Que sus deudas con bancos no lo asfixien

El titular de la unidad de atención de la Condusef en Aguascalientes, Ignacio Villanueva Chávez, informó que los bancos han dejado de cobrar en esta crisis derivada del COVID-19, una suma por un billón de pesos por concepto de capital y 66 mil 300 millones de pesos en intereses. Para dimensionar mejor estas cifras, representan más del 4% del PIB de México.
De acuerdo con el calendario establecido en el curso de septiembre, una gran mayoría de las personas beneficiarias de los programas de apoyo deberán reiniciar sus pagos. Sin embargo, algunas no tendrán la capacidad económica para hacerlo. El diferimiento ya surtió su efecto y dio muy buen apoyo, ahora se necesitan plazos más largos para darle oportunidad a personas y empresas de recuperarse económicamente.
Por ello, explicó Villanueva que se requiere que los usuarios regresen a sus bancos para tener acceso a una reestructura de sus créditos con capital e intereses a plazos más largos, pero ya iniciando con pagos concretos, mes con mes.
EFECTO DOMINÓ. Como resultado de los primeros efectos económicos provocados por la pandemia del COVID-19, miles de personas se vieron afectadas en sus ingresos, ya sea por desempleo, reducción de sueldos, cierre de negocios o por problemas de salud, lo que ocasionó complicaciones al momento de pagar algún crédito personal, automotriz, hipotecario o de tarjetas de crédito.
Por ello, las instituciones financieras pusieron en marcha entre marzo y abril un programa para diferir o aplazar los pagos de diversos tipos de créditos al consumo, incluyendo tarjetas de crédito, con un plazo de gracia de hasta seis meses, sin afectar los historiales crediticios.

COMO BOLA DE NIEVE…
· La deuda que no se paga puede alcanzar límites imposibles de cubrir, porque además de la parte de capital que no se salde, se sumarán:
o Intereses normales
o Intereses moratorios
o Comisiones por no pago
o Gastos de cobranza
· En casos extremos, los gastos implicarían un juicio y costos legales.
· El historial crediticio se verá afectado negativamente.

Para más consejos, acérquese a la Condusef la cual puede orientar a enfrentar la situación. El primer paso es no aumentar las deudas y no solicitar más préstamos de los que se pueden pagar.

A DURAS PENAS
· Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y del INEGI, más de la mitad de la población mexicana solicita créditos para pagar deudas y cubrir necesidades económicas básicas.