Por: Octavio Díaz García de León.

La idea: Una de las principales banderas del presidente López Obrador ha sido el combate a la corrupción. A un año de haber iniciado su gobierno hay muestras claras de que se está combatiendo. Si bien otros asuntos empiezan a dominar las noticias, el combate a la corrupción debe seguir siendo una prioridad.

Este primer año de gobierno fue abundante en investigaciones sobre casos de corrupción. Aunque diversas instancias han estado trabajando en el combate a la corrupción, ha destacado la labor de la Unidad de Inteligencia Financiera. Por lo menos los casos más sonados en los medios de comunicación han derivado de investigaciones que lleva a cabo esta Unidad.

Sin embargo, la intervención de la Secretaría de la Función Pública (SFP) también ha sido relevante, no solo porque se combaten casos de la administración pasada sino porque también se investiga a funcionarios de la presente administración tales como las denuncias a “súper delegados” y otros funcionarios del actual régimen, con lo cual demuestra su independencia.

También ha habido iniciativas importantes desde la SFP, tales como el lanzamiento de la plataforma “Ciudadanos Alertadores Internos y Externos de la Corrupción”, la propuesta de los cinco ejes estratégicos de la Secretaría y el lanzamiento reciente de la APP para celulares “Denuncia Paisano” con la cual los paisanos que vienen a visitar a sus familiares esta temporada navideña, podrán denunciar actos de corrupción.

Los Órganos Internos de Control (OIC) que dependen de la Secretaría de la Función Pública aún están en proceso de ajuste debido a que todavía no se ha completado el nombramiento de titulares no solo de los OIC, sino de los titulares de siguiente nivel jerárquico (Auditoría, Quejas y Responsabilidades).

Para ello la secretaria, Dra. Irma Eréndira Sandoval, ha anunciado que privilegiará que dichos puestos sean ocupados por mujeres y hará una convocatoria para concursar esas vacantes.

Un aspecto alentador es que la secretaria Sandoval no permitió que se le impusiera el nombramiento de los titulares de los OIC y les está dando mayor independencia a estos órganos al hacer que presupuestalmente dependan directamente de la SFP, además de la independencia técnica y jerárquica que ya tenían.

Sin embargo, la reducción de 20% del personal de estructura en los OIC por razones de austeridad, junto con la desaparición de los titulares de las áreas de Auditoría para el Desarrollo y Mejora de la Gestión Pública, ha reducido las capacidades de respuesta y saturado de trabajo a algunos OIC.

Para hacer frente a la reducción de personal en los OIC, será necesario que la SFP revise sus formas de operación a fin de hacer más eficaz el trabajo.

Por ejemplo, en administraciones anteriores se sobrecargó de tareas a los OIC, las cuales no tenían impacto relevante en las instituciones; algunas de estas tareas se continúan realizando. Por otra parte, las demandas constantes de información por parte de oficinas centrales de la SFP los limitan en su operación cotidiana.

En ese sentido sería conveniente romper inercias del pasado, abandonar programas que no agregan valor y mejorar los sistemas de información de la SFP para evitar estar pidiendo información a los OIC, la cual, en la mayoría de los casos, se encuentra en las bases de datos de sus oficinas centrales.

Otro aspecto es el que se incluya en los planes de trabajo de los OIC más auditorías al desempeño. Sin embargo, ante la carencia de objetivos adecuados en las entidades y dependencias, estas auditorías resultarán de poco impacto si antes no se establecen programas y objetivos alineados al Plan Nacional de Desarrollo y los planes sectoriales. Dado que eso no ocurrió en 2019, incluir este tipo de auditorías en 2020 para revisar este año que termina, probablemente no dé muchos resultados.

Si lo que se quiere es privilegiar el combate a la corrupción, se podría impulsar la realización de más auditorías del tipo de cumplimiento financiero y normativo, e incluso auditorías forenses.

Otro aspecto que hace falta para impulsar la lucha contra la corrupción es reforzar el área de investigaciones especiales de la SFP, desarrollar habilidades de investigación en las áreas de Quejas de los OIC y proporcionar herramientas para realizar esas tareas.

Por su parte, el Sistema Nacional Anticorrupción se ha visto poco y no se percibe que dé resultados. Dicho Sistema ha quedado trunco porque siguen sin nombrarse los magistrados anticorrupción en el Tribunal Federal de Justicia Administrativa y si bien ha habido reuniones del Comité Coordinador, no han salido acciones de impacto de dichas reuniones.

Un avance fue ponerse de acuerdo en los formatos para la declaración de situación patrimonial, pero un gran reto será ver si la información de dichas declaraciones, que es aportada por el servidor público, podrá verificarse para detectar enriquecimiento ilícito. En contraste, la Política Nacional Anticorrupción sigue sin aprobarse.

Este año ha sido de grandes cambios para reorientar a las instituciones a una política de austeridad e integridad en la gestión pública. El reto para el año que viene será dar más y mejores resultados en el combate a la corrupción sin deteriorar los servicios públicos.

________________________________________________________________

https://www.heraldo.mx/tag/todo-terreno/                              Twitter: @octaviodiazg

https://octaviodiazgl.blogspot.com/