En este tiempo de Quédate en Casa, el director del CIDE, Alberto Aldape Barrios, recomendó ayer a los empresarios dedicar su tiempo para desarrollar su plan de contingencia, para que en el momento adecuado puedan aprovechar eficientemente la bolsa de recursos públicos que bajarán los gobiernos para compensar la actual emergencia sanitaria.
Con la readecuación presupuestal para destinar casi 131 millones de pesos como apoyo económico para micro, pequeñas y medianas empresas, con recursos del Impuesto Sobre la Nómina, el titular del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial señaló que estos recursos importantes ayudarán a palear un poco la situación que se presentará en los siguientes meses.
Una vez que concluya la etapa de contagio por coronavirus, ahí empezará el verdadero reto de las empresas y de los gobiernos, ya que esta emergencia sanitaria impacta a todo el mundo, incluso el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial han decretado una recesión económica seria.
Los apoyos gubernamentales tendrán que dirigirse a capital de trabajo, los empresarios deberán tener desarrollados sus planes de contingencia para deshacerse de todo aquello que no sea indispensable para su negocio como activos improductivos, sobre inventarios, y esto deberá estar listo para cuando concluya la emergencia sanitaria.
CAMBIO DE FRECUENCIA. Indispensable será que se busque innovar en el sentido de nuevos productos o líneas de comercialización, nuevos mercados, hacer alianzas con los que ahora consideran su competencia, de tal forma que puedan tomar fuerza para hacer frente a las nuevas condiciones de mercado que se van a presentar, recalcó.
“Es tiempo de terminar con el miedo cambiándolo por la creatividad y la innovación y hay que desarrollar nuevas líneas de productos y mercados. Hoy es el tiempo para realizar esas investigaciones para que una vez que se esté en operación se pueda retomar el camino rápidamente”.