Necesario que los notarios públicos eviten caer en situaciones de lavado de dinero en las distintas actividades que realicen, brindando certeza y seguridad a los usuarios del servicio notarial, así lo destacó José Antonio Manzanero Escutia, decano del Colegio Nacional del Notariado Mexicano.
Entrevistado por El Heraldo en el marco de la conferencia titulada “Operaciones traslativas inmobiliarias. Aspectos Fiscales, Civiles y Administrativos”, que tuvo lugar en la Sala de Juicios Orales de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, organizada por el Colegio de Notarios Públicos de Aguascalientes, Manzanero Escutia destacó que dicha platica versó sobre los aspectos de carácter civil, administrativo y fiscal que hacen los fedatarios, quienes abarcan diversas áreas como lavado de dinero, pagos de impuestos y estructura de escrituras públicas y de contratos.
Apuntó que en cuestión de lavado de dinero los notarios públicos deben tener mucho cuidado en la restricción del uso del efectivo y de que no se paguen las operaciones por esa vía cuando se habla de grandes cantidades, que se den los servicios correspondientes, las alertas, las tipologías y todo aquello que haga que la autoridad al recibir un informe de un notario, tenga un elemento claro de qué está llevando a cabo y lo más importante, “es dar certeza y seguridad al usuario del servicio notarial de que no se está metiendo en problemas, que está cumpliendo cabalmente la operación, que le va a brindar seguridad a su patrimonio y a su persona”.
Manzanero Escutia reconoció que sí se han dado diversas situaciones donde han querido sorprender a los notarios a lo largo y ancho del país, con prácticas recurrentes sobre todo en entidades como Tamaulipas, Sinaloa y Tlaxcala, “lo que buscamos entonces siempre es que el notariado cumpla de manera cabal esas obligaciones brindando y sin sacrificar la seguridad del usuario”, finalizó.