Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Más allá del chile en nogada, que ha dado fama a la gastronomía poblana, o del delicioso pozole guerrerense, proponemos ir abriendo apetito para celebrar el mes patrio con un recorrido que marida deliciosos platillos con algunos de los destinos más bellos de la Riviera Nayarit, también conocida como el Tesoro del Pacífico.
Sobre esta mesa gastroturística desfilarán el pescado zarandeado, de la Isla de Mexcaltitán; o el Tixtihuil (un caldo con chile pasilla), para gozar de una tarde lluviosa nayarita. Nadie debe perderse el chicharrón de pescado, en Santa María del Oro, ni los “encanelados”, postre típico de Jala. Conoce aquí estas y otras delicias.

IRREMEDIABLEMENTE.SE ANTOJA
Hay una constante en la Riviera Nayarit: ¡siempre encanta a quienes la visitan! Algunos se enamoran de sus bellos atardeceres, otros enloquecen con sus playas de fina arena y mar de agua cristalina y, los buscadores de tesoros, hallan en su gastronomía un baúl repleto de sabores, aromas y texturas.
Por ello, y con motivo de los festejos patrios que se avecinan, presentamos este desfile gastronómico a través de cuatro microdestinos nayaritas.

UNA ISLA CON MUCHO SABOR
Le llaman la Venecia Mexicana y también tiene su lugar en la lista de los Pueblos Mágicos de México. La Isla de Mexcaltitán se encuentra al noreste del estado y es ideal para probar uno de los platos más emblemáticos: el pescado zarandeado. Una creación que suele fascinar. Las brasas, en contacto con el pescado fresco y la salsa rojiza que lo recubre, se integran de manera sencilla para provocar una explosión en los sentidos del comensal.
Si bien es la estrella del destino, no es lo único que hay para probar. Las aguas que rodean a la isla brindan camarones frescos, que se convierten en la base de diversos guisos, entre ellos el Tixtihuil (un reconfortante caldo preparado con chile pasilla). Este último es ideal para disfrutar de una tarde lluviosa y se puede maridar con un tamal relleno.

LOS FESTEJOS DEL MAÍZ
Al sur del estado se encuentra Jala, un poblado de ambiente pintoresco y colonial donde el tiempo parece haberse detenido. Para fortuna de los viajeros los monumentos históricos se encuentran muy bien conservados. También forma parte de los Pueblos Mágicos del País y alberga uno de los ingredientes base de la gastronomía mexicana: el maíz. Un elemento de gran versatilidad con el que se elaboran deliciosos platillos, como: las tostadas gigantes -de 30 centímetros-, los pozoles preparados con diferentes tipos de granos de maíz, las gorditas al horno, los esquites o los encanelados. ¡Atención! Estos últimos son imperdibles. se trata del postre típico del municipio.
Por otra parte, Jala destaca por sus celebraciones llenas de riqueza cultural.
La Feria del Elote, por ejemplo, se lleva a cabo en agosto y en ella se acostumbra premiar a la cosecha de la mazorca más grande de la temporada.

ENTRE SABORES AHUMADOS
San Blas es una visita imperdible por tierras nayaritas. No hay nada como caminar por sus calles empedradas, para admirar las edificaciones de la época colonial al tiempo que el intenso aroma a café recién molido enloquece el olfato del viandante. Este destino es un referente importante para la historia de la Independencia del País, mismo que puede recordarse al ver la escultura, en lo alto de La Contaduría, donde el cura José María Mercado se levantó en armas para defender el movimiento independentista.
Entre las delicias de la gastronomía sanblasense está el pescado tatemado. El gran secreto de su preparación está en conocer el punto perfecto de cocción para que, en cada bocado, el ahumado de la leña de mangle y los toques de sal se combinen para brindar una experiencia única. El vaivén entre el sabor y el aroma enloquece a lugareños y visitantes. También imperdibles son los sopes de ostión. A la hora del postre, lo ideal es disfrutar de una rebanada de pan de plátano.

UN FESTÍN PARA LOS SENTIDOS
Ubicado al sur del estado, Santa María del Oro resguarda bellos paisajes naturales de vegetación tropical y refrescantes cascadas que bañan su tierra, El destino también ofrece uno de los escenarios naturales más impresionantes de la región: su laguna homónima. Esta última se encuentra en el cráter de un volcán inactivo y está rodeada por una increíble vegetación.
En la gastronomía de la zona destaca el chicharrón de pescado, su plato estrella que permite disfrutar el sabor fresco de la mojarra tilapia. Se sirve con arroz y salsa molcajeteada, No dejes de probarlo cuando vayas a SAMAO, como también es conocido este hermoso poblado nayarita.

TOMA NOTA
La gastronomía de los 23 microdestinos que conforman la Riviera Nayarit, sumada a la belleza del entorno natural es motivo para animarse a programar una escapada. Los viajeros que deseen degustar platillos contemporáneos con toques de la cocina tradicional de la Riviera Nayarit los encontrarán en los restaurantes Carolina, de The St. Regis Punta Mita; El Delfín, del Hotel Garza Canela San Blas; Emiliano Comida y Vino (Tepic), Tuna Blanca Punta de Mita y Loma 42 Tepic. Todos forman parte de una interesante propuesta culinaria, que les ha permitido ser reconocidos por la “Guía México Gastronómico, Los Grandes Restaurantes de México 2021”, gracias a sus originales creaciones y la calidad de su servicio.
Riviera Nayarit

PARA SABER
Cuando visites Riviera Nayarit notarás la presencia de un destilado típico. Se trata de la Raicilla, una bebida con denominación de origen. Imperdible para brindar por haber visitado los rincones que esconde el Tesoro del Pacífico. Por su intensidad y notas ahumadas, esta bebida de preparación artesanal en horno de leña y piedra volcánica, busca impregnar en los viajeros un pedacito de la riqueza cultural del destino.