SEGUROS DE VIDA. Algunos productos financieros cuentan con un seguro de vida como las hipotecas y las tarjetas de crédito. Ese producto cubre la deuda cuando el titular fallece, pero en el caso de las TDC no es válido si se tiene más de tres meses de atraso o si se hace uso de ella en días posteriores al fallecimiento.

¡PRECAUCIÓN! Las deudas de tarjetas departamentales o personales siguen generando intereses. Hay que estar atento si eres responsable de pagar la deuda o de liquidar la herencia del finado, si eres el cónyuge de la persona fallecida, si eres el albacea, si firmaste como aval o fiador.

CUENTAS BANCARIAS. Si no existe algún movimiento después de seis años, los recursos de las cuentas bancarias pasan a la beneficencia pública. Si usted es el beneficiario, puede acudir a la Condusef y presentar la solicitud que especificará en cuáles instituciones se encuentran dichas cuentas para recuperar los recursos.

TARJETAS ADICIONALES. Para cancelar una tarjeta de crédito por deceso del titular dependerá de la entidad financiera y el tipo de tarjeta que el familiar haya contratado. Algunas personas cuentan con plásticos adicionales, por lo que es importante verificar en el contrato de adhesión los detalles del producto.

HIPOTECAS MANCOMUNADAS. Las dos personas están cubiertas por el seguro de vida ligado a esa herramienta. Si alguno de los dos fallece, dicho seguro liquida la deuda, siempre y cuando en la póliza se figure el esquema de cobertura mancomunada conyugal y no haya atrasos en pagos.

¿QUÉ HAY DEL BURÓ DE CRÉDITO? Cuando alguna persona muere, la institución financiera emite un aviso al Buró de Crédito, el cual a su vez pone una “clave de observación” en el registro de esa persona para que no se haga mal uso de su información.

¿SOY BENEFICIARIO DE UN SEGURO? La Condusef cuenta con el Sistema de Información sobre Asegurados y Beneficiarios de Seguros de Vida (SIAB-VIDA), donde se realiza la consulta a las 42 aseguradoras que operan en México. En 30 días hábiles le informarán si usted es beneficiario de algún seguro de vida.

RECOMENDACIONES. Si se vuelve a casar o cambia de beneficiarios, lo más indicado es que actualice su información en las instituciones donde es cliente. Así, en caso de que fallezca, la deuda no pasará a personas con quienes ya no se tiene relación.

A CUALQUIERA LE PUEDE PASAR…

De acuerdo con reportes del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), cada día, 32 personas mueren imprevistamente en México a causa de accidentes.

 

FUENTE: Subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.