Es la temporada decembrina la época del año de mayor incidencia de lesiones, provocadas por la manipulación de pólvora. Los percances registrados normalmente son protagonizados por menores de edad, sin embargo, también se han contabilizado adultos dentro de las víctimas.
El coordinador estatal de Prevención de Accidentes del ISSEA, José Neftalí Puentes Vázquez, indicó que para celebrar la Navidad así como Año Nuevo, jugar con pirotecnia resulta normal en algunas familias, quienes no miden riesgos y ello provoca accidentes que han terminado en tragedia.
En ese sentido, el experto pidió a las familias limitarse al adquirir dichos productos, pues aún cuando en algunas presentaciones pudieran verse inofensivos, en cantidades mayores se convierten en factor de alto riesgo.
Estimó que 9 de cada 10 artefactos de pólvora que son vendidos no están regulados y se convierten en seria amenaza para los adquirientes que, de cara a las fiestas de Navidad y Año Nuevo los encuentran con mucha facilidad. “Pero debemos estar conscientes del riesgo que adquirimos al momento de comprarlos», concluyó.

¡Participa con tu opinión!