El gremio restaurantero del país ha planteado al gobierno electo no trastocar la política de fomento turístico y evitar riesgos innecesarios que puedan echar abajo los logros obtenidos en los últimos años, como ser el sexto país del mundo con mayor afluencia de visitantes.
Así lo señaló el presidente nacional de la Cámara de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, Francisco Fernández Alonso, al destacar que este gremio en particular registró un crecimiento del 3.5%, mas alto que el PIB nacional que apenas alcanzó 2.1 puntos porcentuales.
En conferencia de prensa en el marco de su visita a la Universidad Panamericana, y acompañado del presidente estatal de Canirac, Claudio Innes Peniche, recalcó que actualmente operan en México 500 mil unidades de negocios relacionadas con la gastronomía.
Son negocios de todo tipo que van desde los puestos en las esquinas hasta los restaurantes más grandes y reconocidos del país, e incluso más allá de la frontera; y son en su conjunto, una elemento de identidad nacional en el contexto internacional.
Además, el segmento gastronómico es generador de más de 1 millón 700 mil empleos directos en México, lo que lo convierte en la segunda industria que mas ocupa personal, y en la primera generadora de autoempleo en todo el país.
En ese contexto destacó que se ha dejado en claro ante la autoridad electa que cualquier “reinvención” sin sustento que pretenda darse a la política integral de turismo, podría poner en riesgo ésta y otras actividades que han logrado crecimiento sostenido y atracción de divisas a México.
Aseguró que los alcances del trabajo realizado los últimos años en materia turística, y particularmente en el ámbito de la gastronomía “han puesto de moda la comida mexicana a nivel mundial”, y eso debe cultivarse.
Así, se pronunció a favor de que lo que se ha hecho bien tenga continuidad y las áreas de oportunidad para seguir creciendo, sean atendidas pero no golpes de timón, sino respetando el orden lógico de toda evolución.