Hay que estar preparados para que el SAT no nos sorprenda con fuertes multas por descuidos que conlleven evasión en el pago de impuestos; además, hay productos y servicios que podemos deducir, y no lo hacemos por desconocimiento.
Al señalar lo anterior, el presidente local de la Canaco, Humberto Martínez Guerra, destacó la importancia de contratar un contador público certificado y actualizado, capaz de orientar adecuadamente al contribuyente, para evitar problemas con el fisco; “el que un aprendiz lleve la contabilidad de un negocio o de un contribuyente sin actividad empresarial, por ahorrarse unos pesos, a la larga puede salir caro”.
Ante una auditoría en la que se encuentran irregularidades, el responsable es el contribuyente, no su empleado.
Comentó que es esencial que el contador dé una lista de lo que se puede deducir, para pagarlo con cheque o tarjeta de crédito, ya que si el pago se hace en efectivo, no procede esa ventaja.
Se refirió a los gastos de la actividad que realice el causante, como artículos de limpieza, papelería, depreciación del equipo, pago de cuotas al IMSS, honorarios médicos, gastos de hospitalización, seguro de gastos médicos, entre otros, y todo depende si se trata de persona física o moral.
Se habla mucho de que en el 2021 el SAT vendrá con todo y que su guadaña será implacable, pero en la medida que hay orden en la contabilidad y las declaraciones, nada hay que temer, “no nos pueden amedrentar”.
Incluso, si un inspector de Hacienda quiere entrar a nuestra empresa o domicilio particular, que lo haga, “el que nada debe, nada teme”.
Finalmente, dijo que el fisco juega mucho con el temor de la gente, con amenazas veladas y está claro que Hacienda quiere sacar dinero de donde sea, pero no podrá afectar a quien demuestre disciplina en su gasto.