Dadas las condiciones especiales que se han presentado en la industria en general durante este año, es que los confeccionistas están con dedos cruzados para que el programa de fabricación de uniformes escolares se conserve para el año entrante, pues en esta ocasión, fue lo que mantuvo activos a muchos de los pequeños talleres familiares, manifestó el presidente del Consejo Empresarial Textil y de la Confección (Cetec), José Manuel Martínez Marmolejo.
Negó que se haya dejado de pagar a varios de los que participaron en el proyecto, pues todos recibieron lo correspondiente de manera oportuna, inclusive a algunos se les adelantaron pagos de una o dos semanas para que se pudiera hacer el ajuste fiscal, “eso también fue un apoyo para ellos, porque en general respondieron muy bien”.
Comentó que es un programa que genera inquietud en algunos de los que aspiran a ser incluidos en la fabricación, sin embargo al ser por concurso, está en manos de un comité el decidir quién se hará cargo de este programa y ahora, con las dificultades económicas, lo que se desea es que tenga continuidad porque es la forma de dar trabajo a los pequeños talleres.
Asimismo refirió que donde sí se tuvo alguna dificultad fue con el Integratec, pues se detuvieron los timbres de facturación para contratistas y proveedores, de ahí que se tardaron en pagar 3 o 4 semanas, pero no a los pequeños talleres, “hay voces distorsionadas que hablan de esto, pero todo está en orden, todos están pagados al corriente y es una retribución a su respuesta total”.
En este mismo tenor dio a conocer que por el momento sigue pendiente la terminación de 10 mil uniformes deportivos, que sería la última parte de lo pactado, y ya la entrega de las prendas corresponde al IEA.
El programa de fabricación de uniformes escolares, logró que al menos 80 pequeños talleres se mantuvieran activos durante los tiempos difíciles de la pandemia, cuando se declaró parálisis en la actividad productiva, de manera que con su actividad se logró que el empleo de 800 personas se conservara de manera directa, a las que se suman el trabajo indirecto a través de las proveedoras de insumos.