Empresarios, sindicatos de trabajadores y el Gobierno del Estado han integrado un frente para preservar las fuentes de empleos y reactivar la economía y en conjunto implementarán acciones para mitigar la pérdida de empleos en Aguascalientes.

Este fue el acuerdo que sostuvieron los integrantes de la cúpula empresarial y sindical, quienes firmaron el Adendum para la competitividad y estabilidad laboral para la recuperación económica del estado, en donde el gobernador Martín Orozco Sandoval aseveró que su administración se mantendrá como firme impulsora de las estrategias que busquen la conservación de las fuentes de trabajo.

“La emergencia sanitaria en la que se vive sigue golpeando la economía de las familias, por ello es que se pondrá todo el empeño en aliviar las afectaciones en materia laboral, procurando que ningún aguascalentense se quede sin sustento”.

Orozco Sandoval subrayó que Aguascalientes se ha distinguido a nivel internacional por ser una entidad en donde su gente es de trabajo y paz, condición que se ha logrado gracias al diálogo y a los acuerdos, siempre anteponiendo el esfuerzo colectivo con una visión de competitividad. Con la firma del Adendum se revivieron los objetivos del pacto tripartita firmado en 2017.

En su intervención, el secretario general de Gobierno, Juan Manuel Flores Femat, indicó que Aguascalientes está posicionado como líder nacional en varios indicadores como es la legalidad, desarrollo y bienestar, y esto se debe a que las autoridades han puesto en marcha mecanismos de acercamiento y no de confrontación.

Por su parte, el presidente de la Coparmex, Raúl González Alonso, indicó que el país está a punto de enfrentar la peor crisis de su historia, por lo que es indispensable dar certeza a las inversiones, y se debe aprovechar que aquí hay disposición de diálogo y de búsqueda de soluciones en conjunto, para enfrentar este momento, priorizando el empleo.

El líder cetemista, Alfredo González, expresó por su parte que gracias a los acuerdos obrero-patronales se ha podido evitar la pérdida de empleos, incluso con paros técnicos que han sido una solución momentánea durante la crisis, pero la defensa de los trabajadores en este momento debe concentrarse en la preservación de las fuentes de ingreso y la ampliación de los seguros de desempleo.