Ante la sospecha de que en territorio aguascalentense pudiera presentarse el guachicol diesel, sería conveniente que quienes aseguren esta situación la denuncien, así sea de manera anónima, pues no se puede poner en riesgo a la gente que pudiera vivir cerca de posibles almacenes, pero además, el daño económico que se genera al país, expresó el presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, Roberto Díaz Ruiz.
Dijo desconocer si acaso en la entidad se presenta el mercado negro de diesel, sobre todo porque quienes se dedican a esto, sería complicado que lo ofrezcan a empresarios formales, cuando lo que posiblemente buscan sea evadir impuestos, pero reiteró que quienes sepan de esa situación, deben denunciarlo y la autoridad competente investigar.
Sobre todo en este tiempo, dijo, cuando se debe evitar el guachicol y que se ha pedido trabajar con el diesel ultrabajo en azufre, para buscar ser menos contaminantes, “se debe entender que la venta no formal de combustible es un delito grave que puede llevar a quien lo comete, a ser castigado hasta con 32 años de prisión, en el peor de los casos”.
Esto porque desde hace algunos años, en el Código Penal se estableció como delito grave el comprar, vender, transportar y almacenar combustible robado o de dudosa procedencia.
Sugirió que sea la autoridad la que se encargue de la supervisión de aquellas comercializadoras de combustible que no cumplan con las normas en materia de hidrocarburos y que traigan el diesel a precio muy bajo, para luego ofrecerlo también barato, pero que además, es declarado al fisco como aceite u otro compuesto.
Díaz Ruiz insistió que a él no le consta, pero quien conozca que hay quienes están trabajando de esta manera en la entidad, los debería denunciar, así sea de manera anónima y la autoridad, investigar.