Lorena Jiménez 
Agencia Reforma

Si me muero, que me entierren en Guadalajara, con mariachi y con tequila, que venga Alejandro Fernández y me cante», así manifestó esta noche Andrés Calamaro su cariño por México y por esta Ciudad, luego del recibimiento que le dio el público tapatío en el Teatro Diana.

En cuanto el cantautor apareció en el escenario del recinto, a las 20:42 hrs, el público le «arrojó» una lluvia de piropos y de «mentadas» buena onda, detalle que agradeció el argentino de 60 años.

«Muchas gracias por venir. Encantado de estar en Guadalajara, en el Teatro Diana», dijo a sus fans al terminar de cantar «Bohemio».

Luego siguió con temas como «Cuando No Estás», «A los Ojos» y «Socio de la Soledad».

Apenas si llevaba unas cuantas rolas y la noche pintaba para ser de esas inolvidables para sus seguidores, quienes corearon sus éxitos todo el concierto.

Por su parte, Calamaro, el músico, el cantante, el salmón y el amante del toreo, no perdió su objetivo: contagiar con su virus sonoro a todos los que acudieron al encuentro.

Por su puesto el cantautor destacó en escena con sus acostumbrados lentes oscuros, porte elegante y un sólido grupo de cuatro músicos a su lado.

«Oe oe, oe, Andrés, Andrés! ¡Oe, oe, oe, Andrés, Andrés!, era como lo aclamaban al término de casi cada melodía las mil 800 almas (dato oficial) que se dieron cita al show.

Entre sus canciones más festejadas estuvieron «Mi Enfermedad», «Flaca» y «Alta Suciedad», momentos en que el intérprete no pudo evitar la emoción y demostró llevándose la mano al corazón.

En total, fueron alrededor de una veintena de melodías las que ofreció el cantautor, repasando varios de su hits.

El argentino lanzó el año pasado en formato físico, Dios los Cría, un disco de sus hits, a dueto con artistas que admira, entre ellos Mon Laferte, Lila Downs, Julio Iglesias y Alejandro Sanz.

Dios los Cría, es su álbum número 16 de estudio, el cual trabajó en dos etapas en medio de su gira «Licencia Para Cantar», de 2016, pues el compositor decidió meterse al estudio a reinterpretar clásicos con arreglos únicamente para piano, contrabajo y percusiones.

En su retorno a los escenarios luego de la pandemia, México es de los primeros países que visita, apenas hace unos días estuvo en el Festival Pa’l Norte, en Monterrey, y el miércoles en Ciudad de México.

¡Participa con tu opinión!