La militarización de la seguridad pública en México no cambiará los altos índices de inseguridad que se tienen, si no existe coordinación entre las diferentes corporaciones, manifestó la senadora por Aguascalientes, Martha Márquez Alvarado.
En entrevista, la integrante del Partido del Trabajo comentó que a título personal no está del todo de acuerdo con la extensión de la milicia en las calles hasta 2028, más allá del mandato del presidente López Obrador.
Argumentó que la solución al problema que se vive de inseguridad en el país, va más allá de sacar a las fuerzas armadas a las calles, “implica poner a trabajar en coordinación a los tres niveles de Gobierno desde la Policía Municipal”, explicó.
Agregó que el tema ha sido politizado por la oposición, y expuso que las autoridades “se van desentendiendo desde la Policía Municipal y Estatal; y le están dejando todo a la Guardia Nacional” cuando el debate debería de ser en otro sentido, enfocado en la exigencia de rendición de cuentas a los encargados en materia de seguridad de los tres órdenes de Gobierno.
Sostuvo que la intención del presidente no es militarizar el país, sino generar paz; y que el hecho de buscar que las fuerzas armadas tengan mayor participación en las calles podría generar que las autoridades estatales y municipales dejen toda la responsabilidad a la Federación en materia de seguridad.
Sentenció que “si se llega a aprobar la reforma, no significa que la Policía Municipal o Estatal deje de hacer sus funciones”.