Las escuelas particulares han sido de los grupos más perjudicados ante la falta de clases presenciales, al perder parte de los alumnos que han emigrado a la instrucción pública, lo que empuja a sus directivos a solicitar la deducibilidad de las colegiaturas al 100% como una forma de recuperar la matrícula.

Saben que es difícil que atiendan su petición debido a que el inquilino del Palacio Nacional tiene una animadversión muy marcada hacia todo lo que provenga del sector privado, pero bien dicen que la mejor lucha es la que se hace, por lo que con documentos que prueban las condiciones en que trabajan esperan que se analicen concienzudamente y se dicte las medidas que correspondan.

El pasado 25 de marzo tuvo lugar el Encuentro de Escuelas Particulares, Unidos por México y Comprometidos con la Educación, en el que participaron representantes de 300 colegios.

La Alianza por la Educación presentó de modo virtual sus planteamientos para mejorar y beneficiar la educación particular y que sean conocidos, analizados y en su caso acogidos por los candidatos a puestos de elección popular y sus partidos. En total 10 son los criterios que permitan respaldar la continuación de estas instituciones.

La presidenta nacional de la Asociación Internacional de Instituciones Educativas Particulares, Guadalupe de la Cerda González, manifestó el interés de que los aspirantes a las diputaciones federales tengan presente la propuesta, lo mismo que los próximos gobernadores estatales y ayuntamientos, que tienen mucho que aportar en beneficio de la educación.

Proponen replantear una política legal y fiscal que motive mayor inversión en la educación particular, principalmente una serie de estímulos fiscales que vayan en concordancia con la situación nacional, además es fundamental la simplificación administrativa, hacer más eficaz el uso de las tecnologías, aprovechar el conocimiento técnico del sector privado y los organismos de la sociedad civil, para fomentar la información y el conocimiento del marco regulatorio.

Asimismo, mayor dignificación de los docentes que laboran en este tipo de instituciones, mediante la participación en la investigación para el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación, y a la vez contribuir a la elaboración y actualización de planes y programas de estudio de todos los niveles, etc.

Guadalupe de la Cerda subrayó que se debe garantizar el derecho a la autonomía de las instituciones particulares y que están incorporadas al Sistema Educativo Nacional. Se trabaja en lograr centrar la calidad educativa en la persona, en el maestro y en el educando, lo que asegurará un desarrollo integral.

También se expuso que se debe desarrollar una conciencia de justicia social para que sea más efectiva la solidaridad y corresponsabilidad, lo que asegure el bien general. De esta manera se favorecerá el desarrollo social, económico y cultural, al igual que la preservación de la vida y procurar la salud como eje central de todos los ingredientes que hay en el sector educativo particular.

Entre otros puntos que se presentaron está el compromiso social en todos los niveles de instituciones educativas particulares, a través de programas convenientes, equitativos, incluyentes y justos, que asegure el impulso de la calidad educativa, el derecho a la educación y el respeto humano. De igual manera, un marco legal para orientar, apoyar y defender los intereses legítimos de las instituciones educativas particulares, e impulsar así el uso amplio y efectivo de las tecnologías, como tecnología educativa (EdTech) en los procesos educativos que aseguren el fortalecimiento del aprendizaje, enfocado a los estudiantes.

Como complemento, y que no lo mencionó la dirigente de la educación particular, es importante reflexionar que sin la presencia de este tipo de instituciones el Gobierno tendría un problema difícil para cubrir la atención. Alberga el 15% de la comunidad del país (5.3 millones de alumnos y 500 mil profesores) y las escuelas de paga son la única opción para solventar grandes vacíos que existen en la educación pública. (El Economista, Elsa Díaz Coria Aguilar, 22 de agosto de 2020).

CARGA MUY PESADA

Un mínimo de 12 mil 500 personas llevarán hasta el último día de su existencia el recuerdo de sus familiares que murieron a causa del coronavirus, de hombres y mujeres que de manera totalmente inesperada fueron atrapados por una calamidad que todavía no termina.

Cuando se habla que del 10 de marzo de 2020 al 10 de marzo de 2021 fallecieron por ese motivo 2 mil 485 habitantes de esta entidad, es una estadística que obliga a reflexionar sobre lo corta que es la vida y cómo se puede perder en tan poco tiempo. Aunque se menciona que una parte de los que se fueron tenían padecimientos que se agudizaron al ser atacados por el COVID-19, por regla general estaban bajo tratamiento, lo que les permitía sobrellevar la situación, por lo que, seguramente, si no se hubiera presentado la epidemia todavía estarían aquí.

Hubo otros casos en que personas sanas y en plenitud fueron contagiadas y también sucumbieron, lo que hace más dolorosa su ausencia, ya que no tenían que haber sido parte de ese recuento y sin embargo lo son, por lo que sólo queda recordarlos y musitar una oración por su eterno descanso.

De cualquier manera, en la adversidad hay que sacar toda la energía posible y sin olvidar a los extintos, se debe seguir adelante. Habrá quien afirma que la vida no volverá a ser la misma y otros que se tendrá que acostumbrar a la “nueva normalidad”. Son sofismas que sólo pretenden evadir la realidad, porque la vida no cambia, tan es así que el sol, las estrellas y la luna son astros que con toda exactitud aparecen y desaparecen en el firmamento, de acuerdo al ciclo que tienen marcado. La “nueva normalidad” es una invención de un ocioso, porque ni modo de no trabajar o dejar de alimentarse porque hay tristeza. Una característica del ser humano es saber sobreponerse al infortunio, por lo que esta etapa, aunque sea imposible olvidar para la actual generación, con el tiempo se volverá tolerable.

Es importante seguir avanzando, crecer como personas y hacerlo cada vez mejor en memoria de quienes ya no están aquí, lo que en gran medida ayudará a superarse, por lo que una vez que se termine esta fase habrá que hacer un repaso y en retrospectiva considerar lo afortunado que es cada quien con seguir vivo, el plus que ofrece el Ser Supremo.

LA MISMA TONADA

En los tiempos de la prehistoria política se daba como un hecho que los candidatos a cargos de elección popular iban a ser los nuevos gobernantes o representantes populares, por consiguiente las elecciones eran de simple trámite. Lo único que le estaba permitido a la oposición era rezongar y lanzar toda clase de epítetos en contra de los “oficialistas”. Los tiempos han cambiado y hoy nadie debería apostar que tiene el triunfo en la bolsa, regla que rompió el presidente estatal del PAN, Gustavo Báez, al asegurar que Acción Nacional “tiene todo listo para ganar” el próximo 6 de junio. Sustenta su versión en que cuentan con “candidatos fuertes, preparados y capacitados que ganarán y representarán dignamente Aguascalientes” en la Cámara de Diputados. Ve como enemigo a vencer a los morenistas, a los que considera que se debe frenar y con ello evitar que “sigan destruyendo lo que los mexicanos han construido durante mucho tiempo”. Fundamenta la confianza en los abanderados de su partido ya que el actual gobierno federal ofrece un retroceso en muchos sentidos, principalmente “en las acciones políticas diarias que se viven en el país, donde no hay seguridad, no hay medicinas y no hay crecimiento económico”, lo que ha llevado a la República a un estancamiento y con una marcada deficiencia en el manejo de la pandemia, por lo que, como partido, están decididos a reorganizar el futuro del país; por consiguiente, a ocho semanas de las elecciones asegura que los colores azul y blanco ondearán en todos los frentes. ¿Usted qué opina?