El cumplimiento de cuotas a grupos de atención prioritaria no debe dejar de lado la capacidad como principal requisito en las candidaturas de los diferentes puestos de elección popular, advirtió el empresario Humberto Martínez Guerra.
El expresidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, cuestionó que los partidos políticos están abusando de la propia legislación que aprobaron, ocupando estas posiciones para incondicionales.
Criticó que en el fondo la ciudadanía busca que quien sea su representante popular sea una persona preparada para el cargo que ocupa y vele por los intereses de la sociedad. Martínez Guerra argumentó que ninguna persona debe ser calificada por una condición de discapacidad, sexo o alguna situación personal, sino exclusivamente en el hecho de su preparación para hacer un buen desempeño en el cargo público.
“No nos interesa si una persona es LGBT o ese tipo de cuotas, lo que debe analizarse, es en el ejemplo de que una persona que está asignada para volar un avión, como una actividad en la que dependen las vidas de las personas, sepa hacerlo”, manifestó.
Martínez Guerra señaló que los perfiles de representantes populares deben estar preparados para tomar las decisiones que implican atender a la gente que tiene problemas para moverse, de seguridad y una serie de problemáticas que afectan a la gente.
Subrayó la importancia de que quienes ocupan cargos en la elaboración de leyes estén realmente capacitados y actúen con independencia, porque precisamente fueron elegidos para cuestionar si el Ejecutivo hace una cosa correcta o incorrectamente.