Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Salen de nuevo a la calle, se reconocen, con un aire de sobrevivientes. “Yo creo que ya, ¿no? Los que se murieron se murieron, los que nos quedamos ya nos quedamos”, dijo una mujer el viernes, en un centro nocturno, jubilada, vacunada hasta ahora con una sola dosis.
El Iinegi reportó antes de la pandemia 15.4 millones de mexicanos mayores de 60 años. El 12 por ciento de la población, pero de los 218 mil 657 fallecimientos por Covid-19 hasta el viernes, 138 mil 839 eran mayores de 60 años. De los 2 millones 361 mil 874 casos, 376 mil 260 pertenecen a ese grupo.
Se contagian menos, pero el contagio es más mortal. Lo saben y cada ausencia en sus lugares comunes significa una muerte.
“Yo he perdido como cinco amigos conocidos que sí fallecieron, nos conocemos de vista y pues no faltan los comentarios de que fulanito ya no está, o que susanita ya no está y así se entera uno”, dijo Sandra Rodríguez, de 73 años pero se ve de menos, en una banca de la Alameda de la Ciudad de México.
La Secretaría de Salud informó ayer que se han aplicado 14 millones 21 mil 482 vacunas contra el Covid, 10.6 millones a mayores de 60 años. Pero no precisó cuántas han recibido el esquema completo. El último reporte fue el viernes: 13 millones 328 mil 238 dosis aplicadas a adultos mayores, personal de salud, maestros y mayores de 50 años. Ocho millones 790 mil 655 tienen esquemas completos.
Así que salir es, y sigue siendo, una aventura que se acepta como casi todo a estas alturas. “A la edad que tengo y lo que he vivido que la muerte, que es una verdad, que venga y a la hora que venga, cuando venga y como venga, no hay problema”, decía Salvador Roldán Martínez, 82 años, ahí, en La Ciudadela, al inicio de un danzón.