LOS ÁNGELES, California, EU.- Una vez que recuperó su libertad después de 13 años bajo una tutela que controlaba cómo gastaba su dinero, cuándo actuaba, quién tenía acceso a su casa y qué medicamentos debía tomar, ¿qué sigue para Britney Spears?
Aparte de los planes de casarse con su novio, Sam Asghari, de 27 años, no está claro cómo ejercerá esa libertad. Spears no ha concedido entrevistas desde hace tres años, no ha actuado desde octubre de 2018 y aparece en público en contadas ocasiones.
La cantante de «Overprotected», que el 2 de diciembre cumplirá 40 años, ha expresado su ansiedad por el futuro.
«He esperado tanto tiempo para liberarme de la situación en la que estoy, y ahora, que ya está aquí, tengo miedo de hacer algo porque temo cometer un error», posteó en Instagram en octubre.
TMZ citó el viernes fuentes que decían que Spears quería volver al estudio de grabación, pero sin planes firmes.
Con una fortuna de unos 60 millones de dólares, la estrella podrá elegir cómo gastar su dinero por primera vez desde 2008.
Los viajes podrían ser una de sus prioridades. En los últimos seis meses ha pasado tiempo en Hawái, Polinesia Francesa y una isla tropical privada volando en jet privado. En la Polinesia tomó una clase de vuelo; también ha publicado sobre su afición a la equitación y a ir a la iglesia.
Spears ha dicho que ya le están lloviendo guiones para versiones televisivas y cinematográficas de su vida. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!