No es pulcritud, perfeccionismo o basto fervor, sino una enfermedad denominada Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), mismo que a pesar de su baja incidencia, cada vez es más frecuente, expuso el presidente del Colegio de Psicólogos de Aguascalientes, Aurelio Coronado Mares, quien abundó en que la presencia de algunos de sus síntomas llega a afectar a más de un 6% de la población.

“Hay que saber distinguir la personalidad obsesiva con el TOC, porque quien tiene un trastorno vive en constante ansiedad y hace sus tareas disfuncionalmente”.

El especialista indicó que estos pacientes presentan síntomas como la realización de los mismos rituales una y otra vez, entre los que se destaca el lavado de manos, abrir y cerrar puertas, contar, guardar artículos innecesarios, o repetir los mismos pasos una y otra vez.

“Tienen pensamientos o imágenes repetidas sobre muchas cosas diferentes, como miedo a gérmenes, a la suciedad o a intrusos”, aportó Coronado Mares.

Explicó que quien padece dicho trastorno, suelen presentar de manera involuntaria pensamientos y comportamientos indeseados que no pueden controlar.

Indicó que no se puede considerar que lavarse en repetidas ocasiones las manos, cerrar y abrir puertas y guardar artículos que no necesitan, les cause placer, pero sí alivio de la ansiedad que presentan.

“Pasan por lo menos una hora al día con estos pensamientos o rituales, los cuales causan angustia e interfieren con sus vidas cotidianas”, informó.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el Trastorno Obsesivo Compulsivo es una enfermedad discapacitante, y se encuentra entre las veinte principales y entre las cinco enfermedades psiquiátricas más comunes.