Una vez que se ha reactivado el sector industrial y comercial en la entidad, una de las demandas más sentidas de parte de las madres de familia trabajadoras, es contar con guarderías seguras donde puedan dejar a sus hijos menores de edad mientras ellas acuden a sus centros laborales, lo cual se debe garantizar, expresó la diputada Paloma Amézquita Carreón.
La preocupación y la atención que se debe brindar, es para evitar tragedias que pudieran ocurrir en las estancias infantiles, que han dejado duras experiencias en otras partes del país con huellas imborrables, pero que a la vez, han permitido tener fundamentos para mejorar los lineamientos que garanticen que los infantes estén lo más seguros posibles, ahora por el COVID-19, pero en el resto de las temporadas por el simple hecho que se confía en esos espacios.
Por ello es que la recientemente aprobada iniciativa que impulsó con su homóloga Guadalupe de Lira, permitirá mejorar las condiciones de seguridad de las guarderías en el estado, pues se ha dado un paso importante para evitar que se repitan lamentables hechos como los ocurridos hace 11 años en la guardería ABC de Sonora, donde perdieron la vida 49 niños y otros 106 resultaron heridos.
La diputada Amézquita Carreón refirió que en fechas recientes estuvieron en esta entidad los padres de los niños que perdieron la vida al interior de dicha guardería en Hermosillo, Sonora, quienes compartieron su experiencia dolorosa, pero que ha permitido que aquí se impulse el marco jurídico ya aprobado, que obligará a la regulación de las estancias infantiles y obligar que éstas cumplan con un mínimo de seguridad y dignidad para preservar a los bebés, niñas y niños que pasan más de lo que es una jornada laboral.
Puntualizó que el deseo es que “Aguascalientes se destaque por la seguridad en las guarderías, por eso, el Congreso aprobó cambios a la Ley de Prestaciones de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil para el Estado de Aguascalientes, así como de otros ordenamientos, todos ellos, tendientes a mejorar las condiciones de seguridad, dignidad y calidad con la que se trata a los menores”.