Rotundo fracaso ha resultado el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, impulsado por el Gobierno Federal, para la contratación de personas de 18 a 29 años de edad. El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Juan Manuel Ávila Hernández, precisó que lo anterior es a consecuencia de una serie de situaciones que van desde el interés para quienes va dirigido el apoyo, así como la desconfianza de parte del empresariado.
El líder de Coparmex detalló que actualmente son pocas las empresas afiliadas que han decido dar el paso para adherirse al programa y otorgar que las personas dentro del rango de edad antes señalado incursionen en el campo laboral. De la misma manera, explicó que lo anterior obedece al interés prácticamente nulo de parte de los jóvenes que pudieran recibir a través del mencionado programa un apoyo de 5 mil 258 pesos.
A pesar de que la convocatoria para el reclutamiento de personas bajo ese programa federal se mantiene abierto todo el año, otro de los inconvenientes que ha enfrentado el sector productivo es la desconfianza que mantienen algunos patrones por contratar a personas que originalmente no estén comprometidas con la responsabilidad asignada, lo que más que contribuir a la productividad pudiera resultar contraproducente.
Actualmente, por medio de Coparmex solamente dos empresas afiliadas se encuentran participando en el programa, indicando su líder sindical que en caso de que las reglas de operación fueran atractivas desde un principio para ambas partes, posiblemente el resultado sería distinto.
“Digamos que no se alinearon los incentivos de una manera eficiente y una de las críticas que hacíamos desde Coparmex es que estos programas se volvían más de dádivas que de producción. La verdad es que tampoco hubo una incorporación masiva de gente o de empresas a este programa”, indicó.