Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 03-Aug-2021 .-En las paredes, rejas, ventanas y hasta en árboles que rodean el Instituto Nacional de Perinatología (INPer) “Isidro Espinosa de los Reyes” hay cartulinas en las que enlistan los insumos que faltan al personal de salud.

La mayoría es equipo de protección para evitar contagios por el nuevo coronavirus, pero personal del hospital de alta especialidad, que ha sido reconocido por la calidad de su atención, refirió que incluso falta material básico para trabajar como jabón y gel.

“¿Qué nos falta? Todo, todo nos falta. El quirófano carece de todo, algunos ponen de su bolsa, pero no todos podemos. Se ha externado todo tipo de quejas y nos dicen que no hay. Protestas ha habido varias. También nosotros somos a los que no querían vacunar, los que no reciben incentivos y no hemos dejado de atender a los pacientes”, reclamó un trabajador del instituto.

“Somos los que van al último en la pirámide de salud, pero si gente de aquí también se ha contagiado”, reprochó.

Un enfermero señaló que escasean los guantes, el gel antibacterial, las mascarillas kn95 o cubrebocas tricapa pero también han llegado a faltar cinta micropore, brazaletes, bolsas recolectoras de orina, agua oxigenada y agujas para tomas de muestras.

La queja reiterada del personal es que llevan año y medio atendiendo pacientes Covid sin ser considerados hospital-Covid, por lo tanto no reciben insumos.

“Trabajamos bajo protesta por falta de insumos. No se vale arriesgar a los pacientes”, advierten los mensajes pegados sobre las paredes del instituto y hasta en árboles.
“Perinatología en quiebra”, se lee en el área de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.

Algo similar se denunció en el Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos” del ISSSTE, que al año atiende a alrededor de dos millones de derechohabientes.

Desde inicios de julio pacientes acusaron falta de medicamentos, análisis e insumos y de acuerdo con empleados, este problema se ha presentado desde diciembre de 2020, pero ha empeorado en las últimas semanas.

Al solicitar la versión del instituto, éste admitió que registraron problemas con el funcionamiento del área del laboratorio e imagenología, pero, aseguró, el miércoles 28 se surtieron insumos.

Sin embargo, un día después, personal del hospital insistió en que faltan desde reactivos hasta oncológicos, y familiares de pacientes señalaron que deben pagar estudios ante la falta de éstos.

Teresa Abel Montes refirió que tuvo que pagar los exámenes clínicos de su esposo, hasta ese día llevaba más de 800 pesos en lo que consideró, son estudios básicos como química sanguínea y hemocultivo.

Samara Sánchez, hija de Alejandra Sánchez Arellano, paciente que ingresó con síntomas de pulmonía, comentó que le pidieron comprar dos mascarillas con bolsas reservorio y que cada una le costó poco más de 300 pesos.

“Me marcaron para pedirme insumos de una mascarilla que necesita mi mamá. Se me hace muy ilógico que estén pidiendo insumos, se supone que es un hospital, debe de tener todo el equipo completo como medicamentos, suero, mascarillas, lo que los pacientes necesiten”, agregó.