Severamente castigado se encuentra el sector panificador, a consecuencia de los incrementos constantes a lo largo del año, en cuanto a insumos y materias primas utilizados para su producción. El presidente del Grupo de Industriales de Panificadores de Aguascalientes (GIPA), Jaime Álvarez Esparza, detalló que siguen haciendo esfuerzos extraordinarios para evitar afectar al consumidor con ajustes al precio por pieza de pan.
Las últimas afectaciones registradas, obedecen al incremento en el litro de gas, el cual se ha disparado hasta en 40%, al llegar a los 14 pesos por litro. Lo anterior, representa un severo golpe para el capital de los panificadores, quienes además tienen que hacerle frente a la facturación de electricidad, agua, y en algunos casos hasta de rentas y por supuesto la nómina de sus trabajadores. El líder tahonero, reconoció que lo anterior, ha generado que varios de los agremiados estén paulatinamente perdiendo competitividad, por lo que las ventas por motivo del Día de Muertos, se convierten en una oportunidad para recuperarse económicamente.
Estimó que la venta del tradicional del pan de muerto, genera ventas extraordinarias por el orden del 30% en algunos casos, por lo que invitó a las familias a consumir el pan de temporada, producido en negocios tradicionales, donde además de buen precio encontraran pan de calidad.
Finalmente, detalló que a pesar de las complicaciones en las que se encuentra el sector que representa, no está contemplado ningún incremento en la pieza de pan dulce y salado, de momento.
«Los incrementos en insumos nos sacan del mercado y vamos perdiendo competitividad, no tenemos el capital para competir con tiendas de autoservicio. Seguimos haciendo el esfuerzo por salir adelante a pesar de estos escenarios complicados», concluyó.

¡Participa con tu opinión!