El Obispo Juan Espinosa Jiménez, en ocasión del Día del Maestro, afirmó que «los niños y jóvenes son ahora asediados por estilos que poco favorecen al asombro, al interés por conocer, especialmente a profundizar en el misterio de la propia existencia”. El prelado criticó también que cada vez más encontramos menos libros en manos de los alumnos y mucho más aparatos tecnológicos que, “sin saber usarlos inteligentemente, se convierten en las nuevas tiranías y esclavitudes».
Lo anterior, dijo, conduce a una visión reducida del mundo y del hombre, los sacan del mundo de lo real y los introducen en lo exclusivamente virtual, reduciendo el interés por el estudio del humanismo, “sin el cual estamos en riesgo de perder las fuerzas espirituales de la propia cultura, de la historia de sus raíces”.
Espinosa Jiménez consideró que el maestro tiene la alta responsabilidad de ser forjador de personas, ya que en México por desgracia se ha menospreciado la sabiduría. “Ayudar para que una persona sea consciente de lo que es, significa en cierta manera ayudar a un segundo alumbramiento, el nacimiento a la posibilidad de ejercitar sus potencialidades, que llevan al ensanchamiento del espíritu” expresó el pastor. Finalmente, agradeció el trabajo y el esfuerzo de los maestros para ser mejores.

“Les pedimos que sean fieles a su misión de enseñar, educar en la verdad, ayudar a que ejerciten el pensamiento y el corazón para el bien…”
Juan Espinosa, Obispo de Aguascalientes

¡Participa con tu opinión!