Empresarios de la localidad reiteran su voluntad para comprar la vacuna contra el COVID-19, pero esperan tener la apertura del gobierno federal para que no sea la Aduana la que impida cumplir este propósito, manifestó el presidente de la cúpula empresarial, Raúl González Alonso.
Por lo pronto, ya se tiene la disposición “de palabra” del presidente de México que en un principio quiso concentrar la compra exclusiva para el gobierno federal, sin embargo ahora lo que se requiere es saber cuáles serán las reglas para que las empresas puedan allegarse del biológico, “se necesita que el gobierno sea facilitador, que la Cofepris determine cuáles son las aceptadas para que puedan pasar por la Aduana”.
El interés de los empresarios por comprar estas vacunas es para apoyar a sus gobernantes en este tema tan delicado de pandemia, al brindar atención de protección a los trabajadores y sus familias, “pero no queremos traer contrabando, sino que se dicten los controles sanitarios estrictos y hacer las importaciones de manera ordenada”.
Si bien de momento se tiene la disposición presidencial de permitir que la IP tenga participación en la compra de vacunas antiCOVID, habrá que estar atentos a su discurso, dado que “el presidente es hábil para cambiar y manipular el tema de la comunicación, desafortunadamente nos hemos vuelto mal pensados y tal vez al rato el discurso cambie”.
Por lo pronto, hay disposición y voluntad de la iniciativa privada de apoyar con la compra de vacunas para sus trabajadores, pero ahora lo que se pide es que las autoridades federales brinden las condiciones para que se pueda dar la importación, pues no basta sólo la compra, sino tener los permisos aduanales y de la Secretaría de Salud para hacerlo.