Tras mudarnos solos, seguramente nos percataremos de una gran cantidad de artículos y electrodomésticos que hemos olvidado adquirir. Sin embargo, ese olvido puede ser una oportunidad para escoger bien qué necesitamos. Tanto si se trata de un refri eco que ahorre energía como de un botiquín o un boiler, un momento para el que debe de premiar el acierto y la eficiencia por encima del capricho y lo económico.

¿Qué necesita mi hogar?

Independientemente de su campo de aplicación, obrar en equipo es siempre una ventaja frente a la acción individual. Sin embargo, y cuando se trata de vivir solo, la convivencia con uno mismo debe nutrirse del mayor rango de eficiencia y autonomía posible. En ese sentido, es tan indispensable llevar a cabo un horario que encauce el orden en nuestras rutinas como disponer de un equipo completo de supervivencia doméstica. La realidad es que un electrodoméstico o utensilio pueden sacarnos de un apuro en estos casos. Porque, si bien para algunos, actividades como cocinar son divertidas en pareja o grupo, la individualidad puede convertirlas en un absoluto tedio.

Además, antes de mudarnos solos, siempre es recomendable elaborar una lista de los artículos más necesarios en un hogar. Por lo general, tendemos a posicionar ciertos caprichos por encima de lo que verdaderamente necesitamos, como la elección de un televisor en lugar de un buen juego de vajilla. Razón por la que es preciso señalar unos pocos utensilios que nos hagan más fácil el día a día. Desde productos de limpieza sencillos de utilizar hasta electrodomésticos como las potentes y asequibles parrillas electricas de Avera, compañía cien por cien mexicana especializada en productos de hogar y cocina que, sin duda, contribuirán a nuestro desarrollo y equilibrio en casa.

Nuestra mayor enemiga es también nuestra aliada: la limpieza

Nadie negará nunca el tedio que invade nuestra casa cuando es momento de limpiarla. Sin embargo, mantener limpio el hogar es también útil para refrescar la mente. Cuando todo está en orden, el mobiliario impoluto y el olor a limpio queda en el ambiente, nuestro descanso mental aumenta tanto como nuestra productividad. No obstante, limpiar las superficies de nuestro hogar no promete un entorno completamente limpio. Razón por la que incluir un purificador de aire en nuestro ecosistema doméstico puede lograr incluso una mayor sensación de bienestar. Encontrando modelos que, como los de Avera, eliminan hasta el 99’9% de las partículas contaminantes del hogar.

Asimismo, otra de las cosas que debemos tener en cuenta en relación a la limpieza —sin olvidar jamás una aspiradora de calidad porque, seriamente, lo barato no siempre es eficiente— es nuestra ropa. Tras habernos mudado, es recomendable disponer de una pequeña, pero eficiente lavadora, que además de ahorrar energía deberemos conectar en las franjas horarias de menor impacto para evitar sobrecostes. Contar con una secadora si no disponemos de exteriores donde tender la ropa es también una buena opción, aunque deberemos comprobar si existe espacio hábil. Todo, recordando planchar y almacenar debidamente nuestro armario para una mayor organización.

En la cocina, el ingenio apremia

Otra de las grandes enemigas del recién mudado solo es la cocina, fruto de un sinfín de pesadillas gastronómicas que harían llorar hasta al cocinero de un fast food. Pese a ello, el truco para desenvolverse bien en la cocina es disponer de utensilios prácticos y que ocupen el espacio necesario. Aunque lo práctico no siempre coordine bien con su volumen, invertir en artículos de calidad para una mayor durabilidad y resistencia al paso del tiempo es una buena idea. Tanto una parrilla eléctrica económica y de acero inoxidable, como una moderna freidora de aire para no ensuciar con aceite y comer más sano, ejemplifican bien dicha idea.

Además, en la mencionada Avera también podemos encontrar electrodomésticos de gran utilidad como campanas de cocina digitales —ideales para evitar un ambiente recargado de los olores de cocina, con el añadido de su digitalización para un mayor rango de funciones y ergonomía— o un boiler o calentador de agua cuyo precio no comprometa su eficiencia. . Por otra parte, otros productos indispensables que no pueden faltar en nuestra cocina son tanto un refrigerador que ahorre energía como hornos de microondas, licuadoras y cafeteras para afrontar el día a día laboral.

Los utensilios más olvidados del hogar

A pesar de que podamos elaborar una intensiva lista de todos aquellos productos que, en una primera instancia, necesitamos en casa, siempre habrá espacio para aquellos otros que, desafortunadamente, recordamos cuando más los necesitamos. Aunque no seamos manitas, disponer de un equipo de herramientas de carpintería básicas es una muy buena inversión. En algún momento u otro, daremos con algún problema que será preciso reparar mediante utensilios que, si no lo resuelven, sirvan para mantener el problema a raya hasta que llegue un especialista. Del mismo modo que sucede con un botiquín de productos sanitarios al que tarde o temprano recurriremos.

Por otra parte, y aunque parezcan mejormente integrados en cualquier primera lista de necesidades domésticas, artículos como toallas, sábanas, o percheros se olvidan francamente rápido, así como pueden deteriorarse o, simplemente, desaparecer en algún momento. Del mismo modo, es también recomendable disponer de un arsenal para situaciones de emergencia, donde entran desde velas y cerillos, linternas y pilas hasta generadores. Pero, retomando los elementos de los puntos anteriores, siendo más que recomendable adquirirlos por parte de empresas especializadas. Y, si optamos por Avera, disfrutando de hasta un 40% off y envío gratis en sus rebajas de invierno.

¡Participa con tu opinión!