La contingencia sanitaria activada por el COVID-19, provocará que celebraciones religiosas de cualquier tipo de evento social en Aguascalientes, sean aplazadas en algunos casos hasta por un periodo de siete meses, detalló  al respecto el vocero de la Diócesis Católica en la entidad, Felipe Gutiérrez Romo.

El clérigo recordó que derivado del periodo de confinamiento y atendiendo las recomendaciones del sector salud y del mismo obispo de la Diócesis local, las celebraciones eucarísticas en templos y parroquias quedaron suspendidas desde el pasado mes, para evitar posibles contagios entre los asistentes.

En consecuencia, las misas por concepto de nupcias, quince años, bautizos, así como primeras comuniones y confirmaciones originalmente programadas para marzo y abril, tendrán que se recalendarizadas para noviembre y diciembre próximos, situación que pudiera todavía prolongarse en caso de que el proceso de confinamiento se extienda más allá del mes de mayo.

Las oficinas de las parroquias han iniciado a recibir las solicitudes para que dentro de lo posible puedan fijar alguna fecha para poder realizar las misas antes de que concluya el año.

Finalmente, Gutiérrez Romo indicó que ante el ingreso de la fase 3 por la pandemia, la Iglesia reforzará las acciones preventivas implementadas en las últimas semanas, desarrollándose misas a puerta cerrada y sin asistencia de feligreses.

Además por instrucciones del obispo José María de la Torre, se ha solicitado que sacerdotes mayores de 65 años no acudan a hospitales y en su caso sean religiosos de menor edad quienes puedan atender cualquier eventualidad.