CDMX.- Fue tal el esfuerzo que hizo para personificar a María Félix, con larguísimas jornadas de trabajo, que Sandra Echeverría terminó exhausta y con la garganta «destrozada», pero superó la prueba y se siente orgullosa del resultado.
«Fueron llamados de 17 a 20 horas, por eso sigo mala, hasta me inyectaron cortisona. No estoy del todo bien, porque fue mucho estrés, pero quedamos encantados con lo que salió y ya esperamos que se estrene a mediados de julio», comentó Echeverría.
A semanas de haber concluido el rodaje de la bioserie auspiciada por Televisa Univision, disponible el 21 de julio y cuyo nombre oficial aún no ha sido anunciado, la también cantante relató que fue compleja la producción.
«Hubo gente que se fue a la mitad, porque no aguantó el ritmo, hubo cambios de staff, muchas cosas que surgieron de improviso.
«Algunas cosas fallaron, pero así es, es una producción de este tamaño, tan grande que todo pasa. Fue complicado hacerla, desde las caracterizaciones, los personajes, todo. Es la producción más grande y más complicada en la que he estado», consideró la actriz de La Querida del Centauro y La Usurpadora. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
«Le metí todo el corazón a mi trabajo y estoy consciente de que no soy monedita de oro. No puedo cumplir las expectativas de cada persona, sólo entregar lo mejor y dar lo mejor. Y ya lo hice».
Sandra Echeverría, actriz