Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Especialistas y legisladores urgieron a que la Cámara de Diputados legisle sobre el reconocimiento del derecho a la muerte digna, a fin de que la puedan pedir personas enfermas si ya no hay posibilidades de recuperación y para no sufrir dolor.
El diputado emecista Salomón Chertorivski, secretario de la Comisión de Salud, expuso que en México se tiene que adelantar a la discusión del tema, ante la tendencia de incremento de la población mayor de 60 años.
«En el momento que vive país, se vuelve más importante, hoy sólo un poco más de 11 por ciento de la población tiene 60 años, pero en 25 años, uno de cada cuatro mexicanos tendremos más de 60 años.
«Al mismo tiempo, estamos viviendo una transición del tipo de padecimientos que hoy afectan a los mexicanos. Hoy las enfermedades crónicas no transmisibles están con nosotros, es una realidad y van a seguirse generando: uno de cada dos hombres padeceremos algún cáncer, y una de cada tres mujeres, también lo hará», explicó en el foro Muerte Digna y Sin Dolor.
El ex Secretario de Salud agregó que se busca tener en la Cámara baja una discusión profunda desde el punto de vista legal, ético y médico, a fin de presentar una propuesta que logre los consensos y que pueda ayudar a que se regule adecuadamente el derecho a la muerte digna.
En su intervención, María Asunción Álvarez del Río, presidenta de la Federación Mundial de las Sociedades por el Derecho a Morir con Dignidad, explicó que legislar sobre el tema es como tener disponible una puerta de emergencia y para ello se deben tener varias consideraciones.
Entre ellas mencionó el comprender que es una condición que se alcanza no sólo en el momento de morir, sino en la etapa de final de la vida, cuando hay datos médicos para saber que una persona no va a recuperar salud y avanza hacia la muerte.
También implica, dijo, que los médicos den una atención adecuada hacia el final de vida de sus pacientes.
«La muerte digna es llegar al final, hasta el momento de morir, sin sufrimiento o casi sin sufrimiento, y ese final tiene que ser de acuerdo con valores y decisiones de esa persona que está en esa situación. No son médicos ni familiares, sino lo que cuenta es lo que quiere esa persona al final de la vida», precisó.
Otro medio para lograr una muerte digna, expuso, es contar con los ciudadanos paliativos encaminados a no curar, si no a aliviar y dar calidad de vida en el final de la vida.
Aclaró que la muerte digna no es eutanasia ni cuidados dignos ni muerte anticipada.

¡Participa con tu opinión!