Puede ser adverso el efecto del feminicidio como delito autónomo, ya que podría generar impunidad en los casos de crímenes en contra de mujeres, advirtió el presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Manuel Ponce Sánchez.
En entrevista, expresó su respeto a la soberanía del Congreso del Estado, pero mantuvo la postura de la visión jurisdiccional en el sentido de que el feminicidio como agravante, tal como ya existía en Aguascalientes, garantiza sanción al homicida y la eleva cuando se demuestra que hubo razones de género.
El magistrado Ponce Sánchez expuso que si bien las leyes deben perfeccionarse, los legisladores deben estar atentos a las necesidades de cada reforma y “en Aguascalientes no teníamos necesidad de incluir la figura del feminicidio como tal”.
En ese sentido, consideró que la presión de diversas organizaciones que querían ver el feminicidio como delito autónomo, tal como ya existe en otras entidades del país y con ello integrarse a las estadísticas en las que hasta ayer no figuraba el estado, fue factor determinante para que finalmente aprobaran la reforma.
Sin embargo, explicó que ahora el efecto puede ser adverso, ya que si por alguna circunstancia al homicida de una mujer no se le demuestra que hubo causales de género, tendrá que dejársele libre aun comprobándose que la mató, pues se le enjuiciará por el delito de feminicidio, no de homicidio como había posibilidad hasta ahora.
Expresó que el planteamiento hecho para impulsar esa decisión dio la impresión de que en Aguascalientes no estaba contemplado el feminicidio y eso fue un error, pues ya existía como agravante y eso daba lugar a que un homicida cargara ya con la responsabilidad del hecho, pero además cumpliera una pena mayor cuando se le comprobara crimen de género.
De tal manera que con un tipo penal autónomo, se deja espacio para que un mero tecnicismo abra la puerta y deje en libertad a asesinos de mujeres a los que no se les pueda comprobar la causa de género en el crimen cometido y eso es impunidad.
El presidente del PJE consideró que hubo confusión, pues el feminicidio ya existía, sin embargo, y a pesar de reiteradas explicaciones respecto de su aplicación en el estado, se optó por un delito autónomo que si en estricto derecho, como lo es la materia penal, no se acredita, no se castigará ni siquiera si hay una persona asesinada y eso, reiteró, sí es impunidad.