En esta emergencia sanitaria, hay fieles que no tienen que ir a misa y comulgar para recibir la indulgencia plenaria de la Cuaresma. La excepción es particularmente para los ancianos, los enfermos, los moribundos y todos aquéllos que, por razones legítimas, no puedan salir de su casa.
En concordancia con ello, se debe rezar un acto de piedad en honor de San José, consuelo de los enfermos y patrono de la buena muerte, lo que debe fomentarse en las comunidades, recomendó el administrador diocesano Gabriel Rodríguez Campos.
Asimismo, señaló que los sacerdotes están comprometidos con los actuales retos y desafíos pastorales frente al COVID-19; en este sentido, se ha emprendido una campaña nacional en la que se busca incentivar y reactivar el cuidado de la salud integral sacerdotal (física, emocional y esencialmente espiritual), ya que la pandemia ha dejado al descubierto la vulnerabilidad humana del sacerdote y su quehacer pastoral; así pues, cuidando al sacerdote, cuidamos a nuestras comunidades.
En virtud de la pandemia, se trabaja tanto en la prevención de la salud sacerdotal, bajo el lema “Sacerdotes saludables, sacerdotes para el futuro”, como en la corresponsabilidad pastoral con el pueblo de Dios.
Se animará y orientará a los presbíteros a crear iniciativas que se traduzcan en acciones concretas que respondan a sus realidades locales, concientizando a las comunidades de atender los protocolos de salud pública frente a esta situación de la pandemia.
Todos los sacerdotes fueron convocados a conjuntar creativamente esfuerzos para un acompañamiento cercano y oportuno a los fieles que así lo necesiten.
También se promueve la participación activa y comprometida de los laicos, así como de los movimientos eclesiales de cada parroquia.
Adicionalmente, hizo un llamado a cooperar con el diezmo, que es una obligación de conciencia equivalente a un día de salario, año con año para, de esta forma, apoyar la evangelización y la asistencia extraordinaria; se recomienda depositar el óbolo durante la Cuaresma en las oficinas del Obispado, ubicadas en la calle Venustiano Carranza 106, zona centro.