Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

Aguascalientes hoy ofrece, al país y al mundo, una serie de espectáculos sorprendentes, eventos artísticos y culturales de gran valor, así como importantes exposiciones de diversas actividades económicas, los cuales, en su conjunto, son admirados y disfrutados por todos los que asisten a la renombrada “Feria Nacional de San Marcos”, que es extraordinaria ventana para el mundo, porque es un aparador que muestra los avances logrados por la “gente buena” de la localidad. Pero, ¿cuál es el origen del Pueblo de San Marcos?

El destacado historiador de Aguascalientes, D. Alejandro Topete del Valle, dice: “En 1604, con el objeto de reforzar el número de vecinos de la Villa de Nuestra Señora de la Asunción de las Aguascalientes, para precaver los ataques al pequeño núcleo de población por parte de los indómitos chichimecas, estableció inmediatamente a la Villa, pero fuera de su ‘traza’, el Pueblo Nuevo de Indios de San Marcos, compuesto en su totalidad por colonos indígenas que formaron lo que se llamaba también entonces ‘república de indios’, dándose para el efecto, solares para casas y suerte de huertas, según prerrogativas contenidas en la provisión que expidiera para el efecto, la Real Audiencia de Nueva Galicia… En cuyo escrito se establece: «Para contrarrestar el despueble de la Villa (de Nuestra Señora de la Sunción de las Aguascalientes) las autoridades de Guadalajara dispusieron la admisión de una congrega de indios, con toda probabilidad de origen tlaxcalteca, que en el año de 1604 se estableció dentro de los ejidos de la misma, hacia el poniente -calle de por medio- y que dio lugar a la fundación del Pueblo de San Marcos»”.

El historiador Jesús Antonio de la Torre Rangel argumenta con sus investigaciones que “Ciertamente, el despueble y la seguridad de la Villa, debieron ser dos motivos muy poderosos para la erección del Pueblo de San Marcos, ya que en el año de 1576 azotó al país una epidemia del mal conocido como ‘matlazáhuatl’, y muchos colonos murieron; además, en 1593, los chichimecas (tzacatecas, cashcanes, tecuexes y cuachichiles) entraron en Aguascalientes matando gran parte de la población y saqueando las casas… Otro motivo debió ser pedagógico. Una pedagogía de dominación, si se quiere. Consistente en el hecho de introducir, como avanzada, pueblos nuevos de indios familiarizados con la cultura hispánica, para ir sometiendo con el ejemplo a las tribus salvajes… Este último debió ser un motivo fundamental en la fundación de San Marcos, pues era un método para persuadir a los temibles chichimecas que mantenían azorada a la región… y un motivo más debió ser el hecho de que, según la legislación indiana, se buscaba congregar a los indios con el propósito declarado de evitar su dispersión para poder socorrerlos y velar por sus necesidades espirituales”.

Hoy que San Marcos se ha modernizado, después de 415 años de su fundación, es bueno recordar a sus primeros pobladores; recordarlos cultivando las tierras y los huertos que les dieron; vigilando a la Villa y a su propio pueblo para que no los saquearan; y dando ejemplo de congregación, hermandad y solidaridad, para construir un mejorar horizonte de su vida personal, familiar y de la sociedad entera del Pueblo de San Marcos.

Las escuelas básicas locales tienen la encomienda, mediante la Microhistoria, de revivir los hechos históricos trascendentales de los pueblos originarios de Aguascalientes, de sus usos y costumbres, de sus cuentos y leyendas y de sus actividades económicas, sociales y culturales, que le han dado orgullo e identidad al estado. Del Pueblo de San Marcos, como de otros, los maestros tienen muchas cosas qué investigar y revivir, y los alumnos tienen muchas cosas qué conocer y aprender de sus ancestros, de cómo surgieron y cómo evolucionaron hasta nuestros días.