Este lunes, en el Centro Comercial Agropecuario inicia una nueva etapa para restaurar el orden de sus calles con el arranque de operación de las plumas de acceso en cada una de las entradas de este mercado, donde estarán acompañados de la policía comercial para aplicar la fuerza pública en caso de que comerciantes o trabajadores inconformes intenten ingresar.

Gerardo Palomino Macías, presidente del Consejo de Administración, señaló que el sobrecupo de vehículos debe terminar y el primer paso es que los 350 automóviles de los trabajadores del mercado los resguarden en alguno de los cuatro estacionamientos externos disponibles, que cobran entre 18 y 22 pesos diarios por jornada laboral.

Indicó que la tarifa de estacionamiento no es pretexto porque los trabajadores del CCA perciben entre 300 y 500 pesos diarios, y deben comprender de una buena vez que esos cajones de vehículos deben ser ocupados por los clientes y de esta manera se facilite la compra-venta de productos que se comercializan en los tianguis y en cada una de las bodegas.

Hasta la semana pasada, dijo que un promedio de 8 mil vehículos ingresaban día a día en el mercado, y ahora lo que se hará es avanzar hacia un ordenamiento al interior del centro comercial y aunque en los primeros días no se cobrará por ingresar al estacionamiento, más adelante sí sucederá, pero el objetivo es crear conciencia y que aprovechen los cuatro aparcamientos externos.

La empresa concesionada al servicio de estacionamiento ha contratado a la policía comercial para apoyar en la vigilancia y en la seguridad al interior del mercado para evitar los problemas, especialmente en estos primeros días de la aplicación de esta medida que tanto se necesitaba en este espacio de comercialización de productos.

Sobre los cuatro establecimientos de aparcamiento aledaños, dijo que uno se encuentra junto al Agropecuario; otro que se acaba de abrir sobre la salida a Zacatecas, muy cercano a este primero; y los otros dos se ubican en la parte de enfrente de la carretera 45, uno está en lo que fueron las instalaciones de una cervecera y otro en el denominado Calidra.

Finalmente, Gerardo Palomino Macías llamó a los trabajadores y comerciantes del Agropecuario a colaborar en este ordenamiento del mercado y apoyar a recuperar todos los cajones de estacionamiento para que puedan ser ocupados por clientes y de esta manera generar actividad económica para todos.