Exhorta la Confederación Regional Obrera Mexicana a las autoridades federales y estatales a mantener la prudencia para el regreso a clases. Su dirigente en la entidad, Jesús Enrique Ramírez Pérez, consideró que aún no es suficiente la población vacunada en Aguascalientes para evitar contagios por la pandemia.
En conferencia de prensa, el líder de la CROM en Aguascalientes señaló que hay poco más de 125 mil personas vacunadas en cuanto a adultos mayores se refiere, sin embargo, dicha cantidad es insuficiente para cortar cadenas de contagios frente a una tercera ola de COVID-19, tomando en cuenta que a la gran mayoría les hace falta todavía la segunda dosis. “Ya las autoridades mismas han advertido que se aproxima una tercera oleada de contagios, sin embargo, las pretensiones de regresar a clases presenciales persisten, por lo que será prudente no arriesgar a la población”.
Afirmó que actualmente en Aguascalientes hay una matrícula de 289 mil 224 alumnos en 1,737 escuelas, los cuales son atendidos por 17 mil 676 maestros y personal administrativo tan sólo en Educación Básica, por lo que si no se tiene la precaución de evitar que toda esta población se exponga al contagio, en pocas semanas los casos de enfermos y muertes se podrían multiplicar por 10.
Ramírez Pérez reconoció la postura del líder de la Sección Uno del SNTE, Ramón García Alvizo, quien ha condicionado el regreso a clases hasta que el personal educativo esté vacunado con sus esquemas completos y a que el semáforo de riesgo epidémico esté en verde.
Enfatizó que una de las facturas más caras que cobrará la pandemia también estará en el ámbito educativo, para lo cual sólo habrá que conocer los resultados del examen PISA que deberá ser aplicado este año, eso si la pandemia lo permite, para conocer el deterioro en el aprendizaje en nivel secundaria en materias como matemáticas y español.