El abuso en el consumo de sal puede provocar graves enfermedades como hipertensión arterial, cardiopatías y accidentes cerebrovasculares conocidos como embolias, advirtió la encargada del Programa de Alimentación y Actividad Física del ISSEA, Dulce Guadalupe Macías Díaz.
Alertó a la población sobre la importancia de moderar y, si es necesario reducir su ingesta, ya que es una fuente principal de sodio, mismo que está muy relacionado con la presión arterial y en su abuso con complicaciones en la salud de las personas.
Según estimación de la Organización Mundial de Salud (OMS), cada año se podría evitar un total 2.5 millones de defunciones si el consumo de sal a nivel mundial se redujera a un nivel moderado.
“Debido al ritmo de vida de las personas, modifican sus hábitos alimenticios, por ejemplo suelen consumir con frecuencia alimentos procesados y comidas rápidas que contienen grasas saturadas, ácidos grasos, azúcar y sal, de ahí la importancia de revisar el contenido de cada alimento para evitar las enfermedades citadas y otras que afecten la salud”.
Por otro lado, explicó que es recomendable que los adultos consuman un poco menos de una cuchara de té de sal por día. En el caso de los niños de 2 a 15 años la sal que consuman debe ser yodada, lo cual es esencial para las funciones mentales.
En el hogar se recomienda reducir el consumo de sal durante la preparación de los alimentos, no poner saleros en la mesa y limitar el consumo de bocadillos salados. Hay que elegir productos bajos en sodio, evitar o limitar el consumo de productos procesados y elegir alimentos naturales y no enlatados, embotellados, salmueras, embutidos y productos muy condimentados.