Ailyn Ríos
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La industria cinematográfica en México aún tiene un largo camino para recuperarse de la pandemia y estimaciones de PwC indican que lo logrará hasta 2023.
En los dos años de confinamiento y operaciones intermitentes dejó de vender 492.7 millones de boletos, lo que le generó un impacto negativo de 25 mil 22 millones de pesos.
Aunque ya muestra una mejoría acelerada desde el cuarto trimestre de 2021, todavía está 45 por ciento abajo de lo registrado antes del Covid-19, aseguraron especialistas.
El fin de semana del 18 de marzo vendió en total 2.5 millones de boletos, equivalentes al 55 por ciento de un fin de semana promedio previo a la pandemia.
«(Los cines de) México están en el tercer lugar de recuperación a nivel mundial. En primer lugar está China, segundo Rusia, tercero el País y en cuarto lugar está Estados Unidos», mencionó en entrevista Tábata Vilar, directora la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine).
Recordó que operan 7 mil 291 salas, 96 por ciento de las registradas antes de la emergencia sanitaria.
Explicó que los cines que no estaban siendo rentables no abrirán hasta que cambien ciertas condiciones y otros hasta que terminen renegociaciones con dueños de algunas plazas.
Para este año esperan vender 773 millones de dólares, 116 por ciento más de lo que se registró en 2021, según PwC.
Gustavo Grossmann, líder para General Entertainment Networks Latinoamérica, en WarnerMedia, confió que los estrenos de películas vuelvan a priorizarse en salas de exhibición y no por streaming.
«Eso hace que pensemos hasta dónde podemos explotar las ventanas de comercialización de nuestro contenido, habrá un respeto a la ventana de cines teniendo en cuenta el peso de la película.
«A mayor posibilidad de ingresos en una de las ventanas eso se seguirá manteniendo. Para nosotros los cines son un negocio importante», mencionó Gustavo Grossmann, líder para General Entertainment Networks Latinoamérica, en WarnerMedia.

¡Participa con tu opinión!