Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El próximo año, México tendrá el déficit fiscal más elevado en 34 años, de acuerdo con el paquete económico 2023 propuesto por el Gobierno federal.
El déficit fiscal –resultado de ingresos menos gastos presupuestarios, sin contar necesidades de financiamiento fuera del presupuesto– para 2023 será se un billón 134 mil millones de pesos, que equivalen a 3.6 por ciento del PIB, la mayor proporción desde que se tiene registro, en 1990, advierte México Evalúa.
«Para dimensionarlo mejor, en el sexenio pasado se promedió un déficit público de 2.4 por ciento del PIB», añade.
El gasto neto propuesto por Hacienda en el paquete económico 2023 es de 8 billones 257 mil millones de pesos y los ingresos netos 7 billones 123 mil millones.
Eso significa el déficit fiscal aumentará más de un punto del PIB, por lo que, junto con la austeridad, el no endeudamiento ha quedado en el pasado, añade la organización.
Para 2023, Hacienda estima un endeudamiento neto –Requerimientos Financieros del Sector Público– 23.4 por ciento mayor al aprobado para este año.
México Evalúa aclara que el endeudamiento en sí mismo no es negativo para las finanzas públicas, pero es importante el destino que éste tenga.
«La ‘regla de oro’ de un financiamiento sostenible es que la deuda pública sea por lo menos del mismo nivel que la inversión física, lo que significa que si se incurre en deuda es para favorecer el crecimiento económico, que a su vez permite pagar la deuda en el futuro.
«Lamentablemente, desde 2019 esta regla se ha roto sistemáticamente, y 2023 no será la excepción», menciona México Evalúa.

COM
Describe que entre 2012 y 2018, por cada peso de endeudamiento se destinaron 1.34 pesos a inversión física.
«Sin embargo, de 2019 al estimado para el cierre de 2022 la razón entre inversión y endeudamiento cayó a 0.8, lo que significa que sólo se gastan 80 centavos en inversión por cada peso de endeudamiento.
«El resto del financiamiento va a pagar gasto corriente, lo cual no es sostenible», alerta.
Con este endeudamiento, se pretende aumentar el Saldo Histórico de los Requisitos Financieros del Sector Público -medida amplia de la deuda- a 49.8 por ciento del PIB. Este año, según Hacienda, cerrará en 48.9 por ciento.