Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- La familia estadounidense Walker, descendiente de Gene S. Walker, uno de los pilares de la economía del sur de Texas, presentará hoy el proyecto de una nueva «ciudad» en en ese estado que estará a 15 minutos de Nuevo León.
Se trata del desarrollo de usos múltiples Talise, el cual con una inversión estimada de 12.6 mil millones de dólares, a realizarse en 25 años, contará con parques industriales, vivienda y hasta aeropuerto.
Talise estará ubicado a 15 minutos del Puente Colombia, en la carretera 255, en el Condado de Webb, y en septiembre se iniciará la preparación de los terrenos para que un año más tarde empiece la construcción de la primera fase.
La inversión inicial será de 7 mil millones de dólares, con fondos privados de la familia, así como aportaciones federales y estatales.
David L. Earl, del despacho Earl & Associates, representante legal de la familia Walker, detalló que el desarrollo abarcará un área de 13 mil acres, más de 5 mil hectáreas, legado del fallecido Gene, reconocido empresario texano de diversos sectores como el inmobiliario, ganadería, petróleo, gas y banca.
Earl explicó que el plan maestro contempla que en la primera fase se hará la construcción de bodegas secas y de refrigeración, naves industriales, servicios 3PL y agencias aduanales, lo que detonará el comercio exterior en la región.
«Después va a venir la fase residencial, una gasolinera para trucks (tráileres) grandes.
«Todo va a estar construido bajo un «master plan», con la más alta calidad, escuelas, parques y recreación, casas para la gente que venga a trabajar durante la construcción del lugar.
«Es un proyecto de usos mixtos para industria, bodegas y vivienda para todos los niveles, con precios de los 170 mil dólares hasta más de 3, 4 millones de dólares».
Earl señaló que la familia Walker está siguiendo las instrucciones de Gene de llevar desarrollo a esa zona del Condado de Webb donde aún hay áreas que carecen de diversos servicios.
Parte del compromiso, refirió Earl, fue darse a la tarea, apoyados con expertos y universidades, de buscar agua, que tras una profunda exploración de unos 3 mil metros encontraron suficiente, limpia y de buena calidad.
Tras el resultado, firmaron un acuerdo de entendimiento con el Condado de Webb para que contribuya a crear la infraestructura para llevar agua a esas zonas de la región que actualmente no tienen.
Incluso, resaltó Earl, hay la disponibilidad de celebrar acuerdos con autoridades mexicanas para compartir agua con el área de Colombia.
Destacó que el cruce mexicano será un buen complemento para el desarrollo del proyecto.
«La proximidad de la entrada de Colombia es muy importante porque lo que está haciendo Nuevo León en el lado de Colombia lo va a complementar».
Respecto al aeropuerto, que será para vuelos comerciales y de carga, informó que están trabajando en los permisos federales y también será hará en fases con la meta que de que esté listo en el 2029.