El presidente estatal del PRI, Herminio Ventura Rodríguez, informó que tras la multa generada por la autoridad electoral por el terreno donde yace la sede tricolor, el único camino será comprar este edificio que es propio, pero que no está a nombre del partido político, sino de un consejo.

Explicó que en 1978, el Gobierno del Estado de Olivares Santana donó ese terreno al PRI, pero no fue escriturado. Y entre 1995 y 1996, en la administración estatal de Otto Granados Roldán, se creó un fideicomiso con su consejo para que fuera el dueño del edificio.

Sin embargo, cambiaron las leyes y se convirtió en un delito ocupar este edificio sin ser propio. Y esta resolución ha pegado mucho al Partido Revolucionario Institucional.

En el caso del Gobierno del Estado, se deshizo de la responsabilidad y del compromiso del edificio sede del tricolor y se lo donó al fideicomiso, el cual tiene un gobierno y dialoga para resolver esta situación y hasta el momento la única resolución es comprarlo, aunque sea propio, sólo así podrá pasar a nombre del Partido Revolucionario Institucional.

Herminio Ventura Rodríguez apuntó que en este momento desconoce cuánto cuesta el edificio priista, se procederá a realizar un avalúo y luego se analizará la manera de cómo pagarlo, se puede contratar un crédito bancario e incluso el Comité Ejecutivo Nacional cuando estuvo Claudia Ruiz Massieu, pidió un crédito bancario para comprar su propio edificio.