Para frenar contagios de COVID, se modificaron los protocolos sanitarios en la aplicación de las pruebas de alcoholimetría; personal de las policías estatal y municipal de la capital, Sedena y Guardia Nacional, participaron en la capacitación, a cargo del ISSEA, sobre este operativo.
También se tiene el objetivo de prevenir las lesiones o muertes relacionadas a hechos de tránsito en los que está involucrado el consumo de alcohol.
Personal asignado a los operativos recibieron capacitación y certificación, respecto a la operación de los equipos de alcoholimetría que se utilizan durante los operativos, informó el coordinador estatal de Prevención, Control de Lesiones y Atención Prehospitalaria, Josué Neftalí Puentes Vázquez.
En las pruebas de alcoholimetría, deben respetarse las medidas sanitarias ordenadas por las autoridades de salud, tanto por los conductores como por el propio personal que participa en los operativos, con lo que se refuerza el trabajo dirigido a evitar accidentes y salvar vidas, además de prevenir contagios de coronavirus.
Se abordó la correcta operación de los equipos de alcoholimetría, la aplicación sanitaria de las pruebas de control de alcohol en el aliento, el manejo de las boquillas, la instalación segura de los sitios de observación y la orientación a los ciudadanos sobre sus derechos y obligaciones, además de mitos y realidades que existen sobre el tema.
El directivo del ISSEA, lamentó que los accidentes de tránsito relacionados con el consumo de alcohol se mantengan entre las primeras seis causas de muerte de la población en general y representen una de las primeras causas de orfandad y discapacidad en la población económicamente activa.
Invitó a la ciudadanía a cumplir todas las reglas viales y evitar consumir alcohol al manejar para prevenir accidentes de tránsito que pueden costar hasta la vida.
En el operativo, debe guardarse la sana distancia, y no olvidar que las boquillas son desechables, debe usarse una nueva por persona.