Sergio Alonso Méndez

La Noticia:
Al menos 19 muertos y más de 800 heridos en las protestas contra la reforma fiscal en Colombia… (bbc.com).

Comentario:
Un marcador macabro indica: Civiles 18, Policía 1. Esta forma de cuantificar los muertos en Colombia por supuesto es insultante, pero da una idea de lo que se percibe en aquel país. Y es que las manifestaciones iniciaron como una forma de protesta en contra de una reforma tributaria. Sin embargo, han continuado aún cuando el presidente ya dio marcha atrás a la iniciativa. ¿Por qué siguen en la calle los colombianos? Porque ahora se protesta contra la policía, entre otras cosas.
Para comenzar, ¿de qué se trató la iniciativa de la reforma tributaria que comenzó todo? El gobierno colombiano deseaba recaudar el equivalente a 6 mil millones de dólares en impuestos para hacer frente a los estragos causados por la pandemia y sanear las finanzas del gobierno. En forma específica se buscaba ampliar la base fiscal, así como imponer IVA del 19% a servicios prestados por el gobierno. Esto último molestó al ciudadano común. Imagínese tener que pagar, súbitamente y en medio de una crisis, un 19% más por agua, luz y otros servicios prestados por el gobierno.
Simplemente no fue una buena idea, o en todo caso, no era un momento oportuno. No tardaron mucho los ciudadanos en salir a las calles de Bogotá, Medellín y Cali a protestar por la reforma. Y como se ha visto en los últimos tiempos, aunque las manifestaciones se planean en forma pacífica, no faltan los infiltrados que, aprovechando la cubierta de una marcha, destrozan locales y saquean comercios. Ante eso, la policía debe hacer acto de presencia. En pocos países existe la paciencia de una Claudia Sheinbaum para dejar hacer.
En el caso de Colombia existe el ESMAD (Escuadrón Móvil Anti-Disturbios) creado en 1999 cuando las guerrillas comunistas eran un dolor de cabeza para el entonces presidente Andrés Pastrana. El ESMAD fue creado con ideología castrense y está armado tanto con armas de disuasión, como con letales. Hoy en día continúa existiendo y responde a la Defensa Nacional.
“A Nico lo mató el ESMAD” se lee en un velorio de la ciudad de Cali. No es de sorprender que las protestas, habiendo alcanzado el objetivo de abatir la reforma tributaria, continuaran ahora en contra del ESMAD y la policía en general. Y no es lo único que se pide. Ya encarrerados, se protesta en contra de los poderosos, del neoliberalismo, de la falta de oportunidades, de la falta de vacunas, etc.
El presidente abrió una caja de Pandora y va a pasar tiempo para que Colombia regrese a la tranquilidad. Un ejemplo para muchos países de Latinoamérica: “No muevan las aguas”. ¿Qué opciones hay entonces? Pocas. En la zona es difícil imitar a Biden y aumentar impuestos sólo a los ricos. Existen muchos intereses creados. No cabe duda de que los países latinos son especiales.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas
salonsomendez@gmail.com