Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- José Luis González Meza, quien se dice abogado de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, protestó afuera de la Secretaría de Relaciones Exteriores para exigir la repatriación del capo.
Mientras en la sede de la Cancillería se reunían el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, González Meza, en compañía de otras personas, se apostó en una de las entradas de la SRE con carteles que pedían traer al Chapo de vuelta a México.
Tras concluir la reunión y ante la salida del convoy del Secretario estadounidense, el grupo de cuatro manifestantes bloqueó el paso de la comitiva del Secretario de Estado de Estados Unidos, creando caos por unos minutos.
Los inconformes se encontraban en la Calle Independencia, en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y a las 11:37 horas -momento en que Pompeo salió de la reunión con Ebrard de una hora- bloquearon a la comitiva.
González Meza, intentó resistirse a los elementos de la Policía Federal que removieron a los manifestantes del camino, pero acto seguido, una de las camionetas Suburban del convoy, perteneciente a la Embajada de Estados Unidos en México, empujó al supuesto litigante.
A pregunta expresa de si Guzmán Loera intentaría un nuevo escape de la prisión en EU, el presunto abogado respondió: “Of course, yo creo que sí. Es un instinto natural del hombre, más del hombre encarcelado, es una cuestión natural”.
Además, González Meza aseguró a los medios de comunicación que El Chapo debió de haber sido juzgado en México y que tiene siete juicios pendientes en el País.
El 5 de julio de 2016, Joaquín Guzmán Loera desconoció que José Luis González Meza fuera su abogado por medio del juicio de amparo 485/2016 que interpuso ante el Juzgado Décimo Tercero de Distrito en la Ciudad de México.
El pasado 17 de julio, el que fuera líder del Cártel de Sinaloa fue sentenciado a cadena perpetua por una Corte federal de Brooklyn, Estados Unidos.
Guzmán Loera fue encontrado culpable de 10 cargos que incluyen tráfico de droga y uso de armas de fuego. El jurado de su caso deliberó durante seis días, en un proceso que se prolongó casi cuatro meses.