Se manifiestan encargadas de estancias infantiles dependientes de la Secretaría de Bienestar en Aguascalientes, para expresar su preocupación ante el anuncio de que les reducirán al 50% el subsidio que reciben, aunado a que no han recibido el recurso correspondiente de noviembre y diciembre, lo que las pone en riesgo de cerrar, de ahí que claman la ayuda del Gobierno Federal.
Un grupo de encargadas de Estancias Infantiles en Aguascalientes, apoyadas por auxiliares y padres de familia, partieron del cruce de la avenida Madero y General Barragán hasta llegar al Congreso del Estado y de paso a las oficinas de Morena en Aguascalientes, para expresar su inconformidad ante esta reducción. Al respecto, Mara Sánchez Calvillo, responsable de una de las estancias infantiles, comentó que esta manifestación fue simultánea en los 32 estados del país, afirmando que ello afecta a 200 estancias en Aguascalientes, que atienden a 6 mil niños, los cuales podrían quedarse sin un lugar seguro ante el grave riesgo de no poder abrir en enero próximo.
Apuntó que en días pasados acudieron a la Secretaría de Bienestar en la Ciudad de México y la respuesta de la autoridad es que no van a ceder, pues el recurso se va a redireccionar al Programa de Adultos Mayores, a un Programa de Discapacitados, para centros de rehabilitación y para apoyar a los “ninis”. “Es irónico que ayuden a personas que ni estudian y ni trabajan, y dejen desprotegidos a los niños”.
Destacó que hasta el momento no han recibido el pago de noviembre y aún queda pendiente el de diciembre, que consiste en 950 pesos mensuales por niño, más una cuota de corresponsabilidad que se le cobra a la madre por 300 a 400 pesos al mes. “Si nos reducen a la mitad el apoyo, el padre tendría que dar por lo menos 1,000 pesos de cuota, cuando los usuarios son personas de comunidades o de colonias pobres que no pueden cubrir el recurso, y mucha mamá soltera es usuaria, entonces está muy complicada la situación”.