Jorge Ricardo y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego que integrantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) le impidieron ingresar a la conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no es rehén de ningún grupo de interés ni se somete a chantajes.

“Estoy acostumbrado a enfrentar este tipo de asuntos y por la dignidad de la investidura presidencial no puedo someterme a chantajes de nadie, no establezco relaciones de complicidad mafiosas con ningún grupo de interés creado”.

“Estamos proponiendo el diálogo con la Secretaria de Educación Pública, pero dicen que no, que yo les resuelva, y eso no es posible”, dijo en un mensaje grabado desde una camioneta.

El Mandatario federal aseguró que aunque pudo entrar para llevar a cabo la conferencia, decidió no hacerlo en protesta.

“Decidí permanecer aquí, no voy a entrar por la fuerza, no son verdaderamente muchos, podría yo entrar a llevar a cabo la conferencia, pero decidí no hacerlo. Es como una protesta de mi parte para que estos grupos no se excedan, no abusen, respeten, porque esto que están haciendo es completamente ilegal, indebido mejor dicho”.

“Esto no lo puedo permitir, el Presidente de México no puede ser rehén de nadie”, dijo López Obrador.

El jefe del Ejecutivo acusó que hay intereses creados en la dirigencia del magisterio disidente.

“Hemos atendidos a los maestros y los vamos a seguir atendiendo (…) En el caso de la CNTE en Chiapas y en Michoacán hay intereses de las dirigencias, esto no tiene que ver con las bases del magisterio”.