Claudia Guerrero y Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno federal recicló seis puertas de metal, adquiridas por el Gobierno de Enrique Peña Nieto, para proteger los accesos de Palacio Nacional en caso de que mañana se presenten disturbios durante la marcha para conmemorar la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968.
En el recinto, sede del Poder Ejecutivo federal, personal de la Secretaría de Hacienda alistaba ayer las estructuras metálicas, de dos metros de ancho y seis metros de alto, que servirán para cubrir las puertas de madera del histórico inmueble.
Los funcionarios explicaron que el equipo de protección fue llevado a Palacio desde 2014, luego de que en noviembre de ese año manifestantes prendieron fuego a las puertas de madera, durante una protesta por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.
Las puertas cuentan con visores y placas expandibles de cristal blindado en la parte superior, que pueden moverse a través de poleas y cables de metal.
Debido a que fueron almacenadas por varios años, algunos de los mecanismos se encontraban desoldados, por lo que ayer empezaron a ser reparados.
Las estructuras tienen escrito el nombre de las puertas que protegerán: Central 1, Central 2, de Honor y Mariana.
Adicionalmente, por lo menos tres extintores de alta capacidad fueron colocados detrás de la Puerta Mariana, junto a los detectores de metal.

Acortan actividades
Por la conmemoración de la matanza del 68, la Mesa Directiva del Senado notificó al personal que el día de hoy las actividades serán suspendidas a las 14:00 horas.
“A todo el personal de la Cámara de Senadores: se les comunica que con motivo del aniversario de los acontecimientos del 2 de octubre, la Mesa Directiva acordó suspender las actividades a las 14:00 horas del día de mañana (hoy)”, se lee en una circular.
El documento está firmado el director general de Recursos Humanos, Eduardo Medel Quiroz. Los senadores no tenían agendada ninguna sesión para hoy.
En la apertura de la sesión ordinaria de ayer, el pleno guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la matanza del 68.
“Queremos mantener vivo en el recuerdo un episodio trágico en nuestra historia contemporánea. México no olvida que el movimiento estudiantil contó con la participación e los jóvenes universitarios y profesores, quienes formaron un frente común que incluía a la mayoría de las escuelas a nivel superior y medio superior con demandas de democratización y a favor de los derechos civiles”, dijo la Presidenta del Senado, Mónica Fernández.