Un total de 48 familias ha albergado hasta el momento la Fundación Mujer Contemporánea en su Refugio en lo que va de este año, 5 más que en todo el año pasado, lo cual es un reflejo del aumento de la violencia hacia las mujeres en el Estado, así lo estableció su directora, Roxana D’Escobar López Arellano.
Indicó que en agosto pasado bajó un poco la demanda del refugio, fenómeno que atribuyen al regreso a las escuelas. Sin embargo, en lo que va de septiembre nuevamente están repuntando las personas que están dentro de este lugar de Mujer Contemporánea. Estableció que ello es un reflejo de que, desafortunadamente, persiste la violencia, la drogadicción y todos los problemas adyacentes que cada día se vuelven más peligrosos y difíciles de solucionar hacia las mujeres.
EN SUSPENSO. Al referirse al presupuesto federal para refugios en el país para el próximo año, comentó que sí aparece el rubro dentro del Paquete Económico de 2022, aunque esperan que sí sea votado y que no lo recorten los legisladores federales. Además, las organizaciones que protegen a las mujeres están en la incertidumbre porque les anunciaron que serán gestionados ahora por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia. Esto les causa angustia porque en los lineamientos del organismo no se tiene el enlace con las organizaciones de la sociedad civil. “A través de la Red Nacional de Refugios estamos gestionando una reunión con la titular de dicha dependencia para ver cómo se puede arreglar esto”.
En ese sentido, dijo que este año recibieron alrededor de 9 millones de pesos de recursos federales para la operación del Refugio y del Centro Externo de Mujer Contemporánea y esperarían para el 2022 contar con un recurso similar. “Si esperaríamos (dicho monto) porque ya son tres años en donde no se ha etiquetado un nuevo recurso para refugios y sin embargo si se han abierto nuevos. Además, el costo de la vida de 3 años para acá no es lo mismo”, expresó Roxana D’Escobar.