Seis de las ocho mujeres detenidas en la manifestación del pasado 8 de marzo compartieron las experiencias vividas durante los dos días que permanecieron encarceladas, y llamaron al gobernador Martín Orozco para que ejerza su voluntad de proteger y resolver de fondo las demandas femeninas a raíz de la violencia de género.
“Si las mujeres tienen paz, las autoridades también la tendrán; si no, continuarán las marchas hasta que nos escuchen y defiendan”, dijeron.
En rueda de prensa, las mujeres detenidas el 8M expresaron miedo y dolor a la inseguridad que se vive en Aguascalientes, ya que fueron golpeadas por las policías estatal y municipal, y, primero, una de ellas tuvo que estar encarcelada para que el Ministerio Público atendiera la denuncia por acoso sexual que ya había interpuesto un año antes.
Una vez libres, pudieron interponer su queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, instancia que ordenó el retiro inmediato de la denuncia penal en su contra y que se emita un protocolo de actuación policiaco para marchas feministas, sin embargo, esto todavía no ha sido garantizado por el Poder Ejecutivo.

¡Participa con tu opinión!